Vitamina C (ácido ascórbico): Necesidades diarias

Autor: Redacción Onmeda (29 de Marzo de 2017)

El aporte de vitamina C (ácido ascórbico) tiene que ser constante porque es una vitamina que no se puede almacenar en el organismo. Los expertos recomiendan que diariamente se ingieran 100 miligramos de vitamina C.

La vitamina C puede reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular o ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, no protege contra el resfriado como tal. Al aumentar y fortalecer el sistema inmunitario se protege frente a los resfriados.

En una dieta equilibrada, estas necesidades se verán cubiertas a través de la comida. No es necesario un consumo extra en forma de pastillas o de suplementos vitamínicos

Las mujeres embarazadas, las mujeres que están dando el pecho y los fumadores tienen una mayor necesidad diaria de vitamina C. También las personas que sufren estrés, así como los deportistas.

Normalmente, el exceso de vitamina C no es perjudicial puesto que se excreta a través de la orina. Sin embargo, las altas dosis de esta vitamina podrían causar alteraciones digestivas y (en casos de predisposición) formación de cálculos renales. No es recomendable por lo tanto consumir más de 2 gramos de vitamina C al día durante largos periodos de tiempo.

Déficit de vitamina C

El déficit de vitamina C se manifiesta a través de daños en el tejido conectivo, hemorragias en las encías y los músculos así como en la caída de las piezas dentales. Esta enfermedad es conocida como escorbuto. Hoy en día casi no existen casos de esta enfermedad. Cuando se da una deficiencia leve de vitamina C, sobre todo en personas de avanzada edad, el sistema inmunitario se debilita, aparecen signos de cansancio, trastornos de concentración y retraso de la cicatrización en el caso de lesiones y heridas.