L carnitina

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (23 de Marzo de 2015)

La carnitina es una enzima necesaria para el transporte de los ácidos grasos de cadena larga a través de la membrana mitocondrial, donde se produce su beta-oxidación. Se sintetiza en hígado y riñones, a partir de los aminoácidos esenciales lisina y metionina, y para que esta síntesis se produzca, es necesario la presencia de hierro, vitamina C, y vitaminas del complejo B como la vitamina B3 y vitamina B6. El déficit de carnitina es muy raro y se da en contadas ocasiones.

El 90% de la carnitina que se sintetiza en el organismo, se encuentra en los músculos esquelético y cardiaco, ya que ambos necesitan la l-carnitina para el transporte de los ácidos grasos de cadena larga desde el citoplasma de las células a la matriz de las mitocondrias, lugar donde se realiza la beta-oxidación de los ácidos grasos, que es imprescindible para la obtención de energía.

La l-carnitina se utiliza de forma terapéutica en el tratamiento de la angina de pecho y de algunas deficiencias metabólicas, como agente antitiroideo y como suplemento dietético para bajar de peso, aunque no se ha demostrado que la toma de suplementos por vía oral influya en el adelgazamiento. Su uso también es habitual en gimnasios y entre deportistas por sus supuestas cualidades para reducir la fatiga muscular y el tiempo de recuperación tras el ejercicio, aunque hasta el momento no hay estudios suficientes que avalen este supuesto.

Los alimentos que aportan l-carnitina son productos habituales de la dieta, pero, sobre todo, está presente en los de origen animal, como carne, pescado o derivados lácteos.

Solo se debe suplementar la l-carnitina, bajo prescripción médica en los siguientes casos:

  • Deficiencias genéticas
  • Con ciertos tratamientos farmacológicos como por ejemplo el ácido valproico
  • En algunas patologías metabólicas