Colesterol: Valores normales

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (10 de Octubre de 2016)

El cálculo de los niveles de colesterol en sangre forma parte de los exámenes de prevención habituales que se realizan en la consulta Atención Primaria. El período entre analíticas variará según la historia clínica del paciente. En pacientes con familiares que presenten valores de colesterol altos en el contexto de alguna dislipemia familiar, y/o con arteriosclerosis, los exámenes se realizarán con mayor frecuencia dependiendo del trastorno y su gravedad.

El valor de colesterol total no debe superar los 200 mg/dl en sangre. Entre 200 y 240 mg/dl se considera normal-alto y por encima de 240 mg/dl alto. Los factores de riesgo cardiovascular añadidos a unos niveles de colesterol elevados son los siguientes:


Además del valor de colesterol total, deben calcularse otros tres valores sanguíneos con los que se puede evaluar el riesgo de salud para una persona de una manera más precisa:

  • El valor de colesterol LDL, que da información sobre qué cantidad de colesterol se halla depositado en la pared de los vasos sanguíneos. Este valor no debe superar los 100 mg/dl, pero puede estar por debajo sin problema. De 100 a 160 mg/dl se considera normal-alto y por encima de 160 mg/dl alto.
  • En segundo lugar, debe calcularse la concentración del colesterol HDL, protector. Como ya se ha mencionado: cuanto mas alto es el colesterol HDL, mejor. La concentración de HDL en el suero debe ser de, al menos, 35 mg/dl en varones y 45 mg/dl en mujeres.
  • Además el valor de los triglicéridos debe situarse por debajo de los 150 mg/dl. Un valor normal-alto estaría entre 150 y 199 mg/dl. Se considera hipertrigliceridemia los niveles de triglicéridos superiores a 200-499 mg/dl. Un valor alto de triglicéridos se encontraría por encima de 500 mg/dl, con riesgo de pancreatitis.

Los triglicéridos son grasas que contienen algunos alimentos, pero también se forman en el hígado. Los triglicéridos circulan en la sangre gracias a unas lipoproteínas que se producen en el intestino y en el hígado y se transportan a los tejidos, para usarse como reserva de energía y cubrir las necesidades metabólicas de los músculos y el cerebro.

Para reducir los niveles de triglicéridos en la sangre: hay que controlar el peso, mantenerse activo, no fumar, limitar la ingesta de alcohol y limitar los azúcares y las bebidas azucaradas. A veces se necesita también medicación.

Si se encuentran aumentados los triglicéridos, es probable que haya un trastorno metabólico que requiere posterior examen y tratamiento. En caso de un aumento muy pronunciado de los triglicéridos en sangre, puede asociarse también a un aumento de la concentración de colesterol. Las causas genéticas que favorecen el aumento de los triglicéridos, asociadas en algunos casos con aumento de colesterol son; en casos de Hiperlipidemia Familiar Combinada, Hipertrigliceridemia Familiar, Disbetalipoproteinemia o Hiperquilomicronemia.