Colesterol: Riesgos asociados al colesterol

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (10 de Octubre de 2016)

Existen importantes riesgos asociados a la hipercolesterolemia (colesterol elevado en sangre) cuando el nivel de colesterol aumenta durante un largo periodo de tiempo. Si los niveles de colesterol en sangre son superiores a 240 mg/dl , hay un riesgo mayor de sufrir un infarto de miocardio que cuando las personas mantienen su colesterol por debajo de 200.

El colesterol alto incrementa el riesgo de producir una arteriosclerosis. La hipercolesterolemia produce placas de ateroma que generan la arterioesclerosis; la arteriosclerosis de las arterias coronarias acaba produciendo infartos. Además, el estrechamiento y endurecimiento de las arterias produce, a nivel de las arterias de las piernas, claudicación intermitente (duelen las piernas cuando se va andando por falta de riego suficiente, como una angina), y en el corazón, enfermedad coronaria (angina o infarto de miocardio). Por esta razón, es muy importante que los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio o un accidente cerebral mantengan las cifras de colesterol muy bajas, para intentar limpiar así las arterias.

Por lo tanto, un nivel de colesterol aumentado es uno de los principales factores de riesgo de sufrir una cardiopatía coronaria y un infarto de miocardio. Por el contrario, el factor de riesgo más importante para una arteriosclerosis en las arterias cerebrales, es decir, para un ataque de apoplejía o infarto cerebral, es una presión sanguínea aumentada. Las arterias de las piernas son las más amenazadas por el tabaco y la diabetes mellitus.

Sin embargo, en general, lo que aumenta considerablemente el peligro en todos los órganos es la combinación de factores de riesgo (colesterol elevado, hipertensión arterial, diabetes y tabaco), incluyendo las predisposiciones genéticas.

El colesterol alto puede tener su causa en un trastorno hereditario del metabolismo lipídico. Así, la llamada hipercolesterolemia hereditaria familiar es una enfermedad genética, ya presente desde el nacimiento, y que cursa con un aumento en las concentraciones plasmáticas de colesterol (principalmente LDL). Es un trastorno frecuente y se estima que en España hay 100.000 personas con esta patología.

En muchos casos, si no en la mayoría, una alimentación inadecuada es la razón de presentar los niveles de colesterol aumentados.

Gracias al descubrimiento precoz de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y gracias a una previsión específica en la edad infantil, sobre todo con un modo de vida y alimentación sanos dentro de la familia, puede prevenirse la aparición de estas enfermedades. Así se recomienda, determinar el valor del colesterol en edad infantil si en la familia se dan valores de colesterol aumentados por hipercolesterolemia hereditaria o si hay casos de enfermedades cardiovasculares.

El colesterol alto o hipercolesterolemia no se manifiesta con síntomas visibles, por lo cual su diagnóstico solo puede realizarse con un análisis de sangre para comprobar los niveles de colesterol y de los triglicéridos. Las personas con riesgo de padecer una dislipemia (alteración de los niveles normales de estas grasas en la sangre) o aquellas que tengan familiares con cardiopatía isquémica u otras enfermedades cardiovasculares, deben controlar su colesterol desde muy jóvenes.