Aceite de oliva: Posibles efectos adversos

Autor: Verónica López (14 de Diciembre de 2015)

Tomar aceite de oliva de forma moderada no tiene efectos secundarios sobre la salud, sin embargo, un consumo excesivo puede contribuir al aumento de peso y favorecer la aparición de ciertas enfermedades relacionadas con la obesidad, como ciertos problemas cardiovasculares.

Por este motivo, si se siguen las pautas nutricionales médicas sobre la ingesta de grasas en la dieta, que no deberían superar el 30% de la energía total, se podrían consumir cuatro cucharadas de aceite de oliva (preferiblemente virgen extra) al día.

Por otra parte, si se están tomando medicamentos para la diabetes o la presión arterial, hay que tener cuidado con el consumo de este aceite, ya que baja el azúcar en sangre y la presión arterial.

Además, tomar demasiado aceite de oliva puede actuar como un laxante natural y provocar diarrea.

Durante muchos años el aceite de oliva fue cuestionado por sus supuestos efectos perjudiciales para la salud, sin embargo, desde el año 1954 comenzaron a surgir estudios (Keys, Aderson, Grande…) que demostraron que la tasa de muerte por enfermedades cardiovasculares en los países mediterráneos era inferior a la de otros países occidentales, a causa de la calidad de la grasa consumida. Así, con el auge de la Dieta Mediterránea, ha comenzado a reconocerse el valor nutritivo del aceite de oliva y en la actualidad es objeto de estudio en muchos ámbitos de la salud.