¿Qué son las proteínas?

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (3 de Agosto de 2016)

© Jupiterimages/Digital Vision

El interior de todas las células, ya sea de un animal, una bacteria o una planta, consta de una estructura de proteínas.

Las proteínas están formadas por aminoácidos. El orden de los aminoácidos viene fijado en el ADN, este establece cómo se componen las proteínas y en qué condiciones están en el organismo humano. En total, el cuerpo cuenta con 20 aminoácidos que se combinan en largas cadenas plegadas. De las distintas combinaciones de estos aminoácidos y la sucesión de varias cadenas de aminoácidos surgen cientos de miles de proteínas diferentes. Las proteínas determinan la estructura y función de cada célula del cuerpo viva y controlan los procesos bioquímicos del metabolismo.

Las proteínas, por su función y estructuración del organismo, son prácticamente indispensables: de manera que hay proteínas de membrana y proteínas de soporte o proteínas estructurales que fijan la estructura del organismo. Dentro de las proteínas de soporte o proteínas estructurales encontramos, por ejemplo, el colágeno, que forma el componente principal del tejido conjuntivo, la elastina, que confiere elasticidad a los tendones y arterias y la queratina, una proteína estructural presente en el pelo, las uñas y la capa superficial de la piel.

Además de esta función estructural, las proteínas desarrollan otras muchas tareas en las células. Las proteínas especiales, las enzimas, tienen la función de acelerar las reacciones químicas (catalizar) mientras otras proteínas transportan sustancias, por ejemplo, la hemoglobina o facilitan las contracciones, por ejemplo, en las células musculares. Las proteínas también juegan un papel en la defensa ante las infecciones, la formación de las hormonas y la coagulación de la sangre.

Los pasos de la catálisis de las enzimas son el fundamento de la vida de todas las células. Las enzimas se encargan de que los procesos celulares finalicen con suficiente celeridad y el cuerpo cuente con la energía suficiente. Además, regulan la formación, regeneración y destrucción de sustancias. Además, los complejos compuestos químicos se forman paso a paso a partir de los metabolitos relativamente escasos y sencillos, aunque también las sustancias tóxicas invasoras se descomponen en elementos inocuos. Qué tipo de compuestos químicos puede formar una célula, por ejemplo, vitaminas, ácidos grasos o hidratos de carbono, se determinará mediante la combinación de las diferentes enzimas de la célula.

Además, gracias a las enzimas es posible modificar los distintos alimentos. De manera que hay enzimas que pueden mejorar las grasas y las proteínas y otros pueden alterar el almidón, mientras que otros regulan procesos de maduración. Las enzimas intervienen en los procesos de fabricación de los alimentos, por ejemplo, en la fabricación del queso, de los productos de panificación y la producción de aromas y especias.