Publicidad

Publicidad

Mitos y verdades sobre el cáfe

Autor: Redacción Onmeda (1 de Octubre de 2017)

© iStock

Alrededor del café existen muchos mitos, por ejemplo, que el café provoca adicción. Otros afirman que el café puede ayudar a adelgazar, pero, ¿qué es realmente cierto? ¡Desvelamos la verdad detrás de los nueve mitos más grandes del café!

Recientemente, varios estudios han afirmado que el café tiene más beneficios positivos para la salud que negativos, asegurando incluso que pueden reducir el riesgo de muerte. Si analizamos los cifras de consumo, el café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, con más de 2,25 mil millones de tazas consumidas en todo el mundo al día. En España el consumo de café estaría aproximadamente en más de 400.000 millones de tazas diarias. El café contiene compuestos que pueden afectar al organismo como por ejemplo, la cafeína y algunos antioxidantes con cualidades beneficiosas para el cuerpo. 

  •  9. El café elimina los efectos de la borrachera. Existe el mito de que una taza de café ayuda a reducir los síntomas de la embriaguez. La verdad, sin embargo, es diferente: el café no tiene influencia en la descomposición del alcohol en el cuerpo.
  •  8. El café crea adicción. ¿Alguna vez has tratado de renunciar al café? Los grandes consumidores de café sin duda tendrá dificultades para prescindir de su bebida favorita porque sus cuerpos se han acostumbrado a la ingesta regular de cafeína. Pero no se puede hablar de adicción en el sentido médico.
  •  7. El café está prohibido durante el embarazo. Ciertamente, el consumo de café no es particularmente recomendable durante el embarazo, pero tampoco está prohibido: todo es cuestión de cantidad. Una mujer embarazada puede disfrutar de una o dos tazas de café al día. Pero es recomendable no ir más allá de 3-4 tazas
  •  6. El café puede causar enfermedades, como el cáncer. La OMS retiró el café de la lista de carcinógenos en 2016. Según la Organización Mundial de la Salud, el café incluso tendría un efecto protector contra ciertos tipos de cáncer, siempre y cuando no estuviera demasiado caliente. Por otro lado, sin embargo, existe un vínculo entre el consumo excesivo de café y los trastornos cardiovasculares.
  •  5. El café ayuda a quemar grasa y a perder peso. Ciertamente, las sustancias contenidas en el café activan el sistema nervioso simpático y pueden promover la liberación de ácidos grasos de depósitos grasos. El problema: en este proceso, el cuerpo no quema grasa, solo los disuelve. Para perder kilos y adelgazar, no es suficiente con beber café, también es necesario hacer deporte.
  •  4. El café es diurético. La leyenda de que el café elimina el agua del cuerpo es una de las más establecidas en la creencia popular. Sin embargo, los expertos son unánimes: si el café tiene un efecto diurético, este último sólo es de corta duración. La pérdida de agua después del consumo de café es casi idéntica a la causada por otras bebidas.
  • 3. Es mejor el café natural que el café torrefacto. ¡Verdadero! El café torrefacto es un café que ha sido manipulado; es sometido a un proceso de tostado en cuyo procedimiento se le añade azúcar con la finalidad de caramelizarlo. Aunque tiene un color y un sabor más fuerte y menos amargo que el natural, es menos saludable. 
  • 2. El café puede provocar molestias en el estómago. Tradicionalmente se ha dicho que el café puede provocar la irritación del estómago, sin embargo muchos estudios actuales afirman lo contrario. Investigaciones de la Universidad Autónoma de Madrid han afirmado recientemente que el café puede promover la formación de flora intestinal y otro estudio internacional en el que participa el Servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud de Murcia (España), asocia el consumo de una taza de café al día con menos riesgo de muerte por problemas digestivos o cardiovasculares.
  • 1. El café aumenta la tensión arterial. Según la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA), el café eleva momentáneamente la presión arterial cuando se ingiere, pero no esta demostrado que su consumo habitual provoque hipertensión.

Se recomienda un consumo de unos 300 miligramos al día como máximo. Sin embargo, en altas dosis el café puede producir nerviosismo, trastornos del sueño e insomnio o trastornos gastrointestinales, por su contenido en cafeína.

Fuentes:

  • Comunicado de prensa n° 244 de la OMS el 15 de junio de 2016: http://www.iarc.fr/ 
  • Wikoff, D., et al.: Systematic review of the potential adverse effects of caffeine consumption in healthy adults, pregnant women, adolescents, and children. Food and chemical toxicology: an international journal published for the British Industrial Biological Research Association (2017)
  • Jahanfar, S., Jaafar, S. H. Effects of restricted caffeine intake by mother on fetal, neonatal and pregnancy outcomes. Cochrane Database of Systematic Reviews 2015, Issue 6. Art. No.: CD006965 
  • EFSA NDA Panel: Scientific Opinion on the safety of caffeine. EFSA Journal 2015, Vol. 13, Iss. 5:4102, pp. 1-120 (2015)