Problemas en la piel del recién nacido: Acné del recién nacido y necrosis de la grasa subcutánea

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (28 de Diciembre de 2016)

Acné del recién nacido

La apariencia del acné del recién nacido es semejante a la del acné del adolescente o del adulto, aunque en los bebés no deja cicatrices. Afecta a dos de cada diez bebés, fundamentalmente a varones.

Hay dos tipos de acné en los primeros meses de vida: el acné neonatal y el acné infantil o del lactante. El acné neonatal es el que se presenta en los primeros 15 días de vida para desaparecer espontáneamente en pocas semanas. Por su parte, el acné infantil o del lactante aparece a partir del tercer mes de vida y puede tardar varios años en desaparecer.

Los recién nacidos con acné suelen tener antecedentes familiares acnéicos y tienen más riesgo de volver a presentar problemas de acné en la edad adulta. Además, el componente hormonal es clave para la presentación del acné neonatal. En algunos casos, el acné que se presenta en estas primeros meses de vida debe ser tratado con alguna pomada, aunque en la mayoría de los casos desaparece por sí solo. Si se trata de un acné grave, hay que descartar que el niño padezca un trastorno del sistema endocrino.

Necrosis de la grasa subcutánea

La necrosis de la grasa subcutánea es una alteración poco frecuente que ocurre en niños nacidos a término cuando parte del tejido adiposo se necrosa, adquiriendo un color rojizo o violáceo. Las zonas afectadas suelen ser aquellas donde se acumula tejido graso almohadillado como las mejillas, los brazos, los muslos, las nalgas o la espalda. 

El origen de la necrosis de la grasa subcutánea del recién nacido puede estar en traumatismos durante el parto, hipotermia o falta de oxígeno dentro del útero. Las lesiones se presentan en los primeros 15 días de vida.

La necrosis de la grasa subcutánea suele resolverse por sí sola en algunas semanas (o meses) sin tratamiento. No obstante, si en las seis primeras semanas de vida el niño presenta también hipercalcemia hay que vigilar su estado, pues puede evolucionar hacia una trombocitopenia o a determinados trastornos neurológicos.