El niño prematuro

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Diciembre de 2016)

© iStock

El niño prematuro es aquel que nace antes de haber completado la semana 37 de gestación. Un embarazo normal se desarrolla en 40 semanas, y se considera que la gestación está a término entre las semanas 38 y 42.

Las tasas de prematuridad están creciendo en los últimos años. Así, un 10% de los bebés son prematuros. Hasta hace poco, la tasa de supervivencia de los niños prematuros era considerablemente inferior a la registrada actualmente, pero los avances de la Neonatología han logrado que un mayor número de niños pretérmino sobrevivan y, además, que lo hagan con menores secuelas.

La edad gestacional sigue considerándose un factor predictor de complicaciones. Cuanto antes nazca un bebé y cuanto menos peso tenga, más dificultades médicas sufrirá. De hecho, si el niño nace antes de la semana 35 de embarazo necesitará, casi con toda seguridad, ayuda médica para salir adelante.


El problema fundamental es que la inmadurez del prematuro afecta a funciones tan básicas como la alimentación, la respiración y la regulación de la temperatura, y esto hace que se encuentre más indefenso frente a distintas infecciones, enfermedades y agentes externos.

Aunque las complicaciones y las secuelas de los niños nacidos antes de tiempo son muy variables, en muchos casos, el niño prematuro tendrá que permanecer en una Unidad Especializada de Neonatología hasta que vaya normalizando todas sus funciones fisiológicas por sí mismo.

Por este motivo, y siempre que haya una previsión de nacimiento prematuro, se aconseja que el parto tenga lugar en un centro médico que cuente con Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y con Unidad Obstétrica de Alto Riesgo.

Tipos de niño prematuro

 Aunque prematuro y pretérmino suelen usarse como sinónimos, en realidad, “prematuro” hace referencia a la inmadurez del recién nacido, mientras que “pretérmino” solo determina que el bebé ha nacido antes de tiempo.

El niño prematuro puede clasificarse en distintas categorías, según la semana en que nace y según su peso.

Dependiendo de la semana gestacional, se habla de:

La clasificación de los prematuros según el peso es la siguiente:

  • Bajo peso al nacer: menos de 2.500 gramos.
  • Muy bajo peso al nacer: inferior a 1.500 gramos.
  • Extremadamente bajo peso al nacer: no llega a 1.000 gramos.

Relacionando la edad gestacional del niño prematuro con su peso al nacimiento, los neonatólogos pueden considerar mejor la evolución del bebé y sus posibles complicaciones.

Características físicas del prematuro

Al no haber completado su maduración dentro del útero materno, los niños prematuros nacen con determinadas características físicas:

  • La piel es muy fina, con aspecto frágil. Como aún no ha acabado de formarse, la piel a menudo es transparente y deja ver los vasos sanguíneos, lo que puede dar al bebé un aspecto rojizo.
  • Hay lanugo, una suave capa de vello que cubre el cuerpo del bebé y que, en el útero materno, le servía para protegerse. Este lanugo irá desapareciendo poco a poco.
  • Parece desproporcionado. La cabeza es proporcionalmente más grande que el resto del cuerpo, y los brazos y las piernas, más largos en relación al tronco.
  • A las orejas les falta cartílago. Por eso están dobladas o pegadas a la cabeza.
  • Los párpados están fusionados, aunque poco a poco se irán abriendo.
  • Tiene poca grasa corporal, lo que le hace parecer aún más delgado y pequeño.
  • Su tono muscular es bajo, no se mueve igual que los niños nacidos a término, pues el prematuro lleva a cabo una serie de sacudidas o movimientos bruscos, ya que no ha perfeccionado el mecanismo de coordinación.
  • Sus órganos sexuales están inmaduros. Si es un chico, el pene es muy pequeño y es posible que los testículos no hayan descendido (criptorquidia). En el caso de las chicas, el clítoris parece agrandado, ya que aún no se ha desarrollado el resto del aparato genital.