Lactancia materna: Lactancia eficaz

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (3 de Enero de 2017)

La lactancia es un proceso totalmente natural, sin embargo, requiere un proceso de aprendizaje. Antiguamente, estos conocimientos pasaban de generación en generación. Hoy día, las matronas y las especialistas en lactancia se encargan de esta tarea. Quien se ocupa de aprender sobre el tema de la lactancia durante el embarazo ya está totalmente preparada después del parto.

Posición correcta

Para conseguir la posición correcta del pecho hay que dedicar el tiempo que sea necesario. Observa que tu postura sea lo más cómoda posible, para ello, puedes tumbarte o sentarte.

Mientras sostienes a tu bebé con un brazo, utiliza la otra mano para coger el pecho. A continuación, coloca tu pezón en la boca del niño ayudándote del pulgar y el dedo índice al mismo tiempo. Debes procurar, además, que no se impida la respiración del bebé. Alternativamente en cada toma empieza con el lado derecho o izquierdo, ya que el primer pecho se vaciará mejor. Normalmente, son necesarios unos diez minutos en cada lado.

Reglas básicas para lograr una lactancia adecuada

  • Concédete la tranquilidad y relajación que necesites.
  • ¡Ten paciencia! Es necesario un tiempo hasta que el ritmo de la lactancia se normaliza.
  • Debes beber al menos dos litros de líquidos al día.
  • Si es posible, intenta amamantar por primera vez al recién nacido dentro de sus primeras horas de vida.
  • Deja que te enseñen previamente cómo colocar correctamente al bebé; de esta manera, evitarás posibles problemas como las grietas en los pezones.
  • El niño debe tener en la boca el pezón y la mayor parte de la areola para succionar correctamente.
  • Coloca al niño al pecho tantas veces como lo pida (es lo que se denomina, alimentación a demanda). Un recién nacido debería mamar, al menos, entre 8 y 12 veces al día.
  • Evita cualquier tipo de alimentación suplementaria (biberón).
  • Durante las etapas de rápido crecimiento (cuando cumple diez días, seis semanas o doce semanas) la necesidad de leche del recién nacido aumenta. Gracias a una mayor frecuencia en las tomas, se activa la producción de leche.
  • Amamanta a tu bebé durante el periodo en el que ambos deseeis. Se recomienda amamantar, como forma de alimentación exclusiva, durante los primeros seis meses. Después, la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y la Asociación Española de Pediatría recomiendan que la lactancia continue (junto con otro tipo de alimentación complementaria) hasta los dos años o más.
  • Ante cualquier tipo de problema, busca ayuda inmediatamente. ¡Casi todas las dificultades se pueden superar!
  • En caso de la producción de leche sea escasa, puede ayudar calentar el pecho con paños o aceite de almendras. Además, es necesario dar el pecho al niño con más frecuencia.