Juguetes para niños con discapacidad

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Diciembre de 2016)

© iStock

En España hay unos 120.000 niños con discapacidad. Para ellos también, el juego es una necesidad básica, pues fomenta su desarrollo social, físico y cognitivo. Dependiendo de si se trata de un problema visual, auditivo, motor o intelectual, hay que tener en cuenta una serie de criterios a la hora de elegir los mejores juguetes para niños con discapacidad.

Algunos juguetes pueden ser utilizados por todos los niños, tengan o no discapacidad, son los que responden al lema “Diseño para todos”; sin embargo con otros habrá que hacer adaptaciones que ayuden a compensar los déficits del niño con discapacidad.

Cómo elegir juguetes para niños con discapacidad

El juego y el juguete son herramientas muy importantes en la evolución del niño con discapacidad, pues le ayudan a potenciar algunos aspectos y le enseñan a relacionarse con otros niños. Estos son los criterios básicos para elegir juguetes para niños con discapacidad:

  • Sirven para todos. Lo ideal es que cualquier juguete sirviera para niños con discapacidad y sin discapacidad, pero la realidad no es así. Sin embargo, es muy positivo que el niño con discapacidad cuente con juguetes normalizados y accesibles para todos.
  • Son adaptables. Cuando los juguetes son flexibles y permiten una adaptación de normas o distintas formas de juego es más fácil respetar las particularidades y los ritmos concretos de cada niño con discapacidad.
  • Están en función de sus intereses. Al elegir juguetes para un niño con discapacidad no hay que tener solo en cuenta sus limitaciones, sino sobre todo sus intereses y sus posibilidades, lo que le gusta y le estimula. Aunque su papel pedagógico es importante, el juguete no debe utilizarse únicamente en un ambiente formativo sino también lúdico.
  • Resultan estimulantes. El juguete debe enriquecer al niño y estimular aquellas áreas en las que presenta potencialidades, no únicamente en las que tiene dificultades. El niño con discapacidad debe divertirse y crecer jugando, al igual que cualquier otro niño.
  • Tienen en cuenta su edad. Aunque el niño presente déficits en algún área, los juguetes deben adecuarse a su edad cronológica y a su desarrollo. No se le pueden ofrecer juegos de una edad inferior aunque tenga dificultades, a no ser que su evolución así lo aconseje, lo que suele suceder en niños con discapacidad intelectual.
  • Son seguros.Los juguetes deben cumplir estrictamente con las normas de seguridad y homologación vigentes. Si se hacen adaptaciones (instalar un pulsador, añadir luces, incorporar velcro…), es importante que los juguetes sean revisados por profesionales que certifiquen que no hay peligro en las modificaciones realizadas al juguete.
  • Facilitan su autonomía. El niño con discapacidad suele aprender a jugar más tarde que el niño sin discapacidad y ser más dependiente de la participación del adulto en el juego, por eso los juguetes deben fomentar su autonomía y una actitud activa.