Erupciones en la piel de los niños

Autor: Terry Gragera (28 de Diciembre de 2016)

© iStock

Un exantema es una erupción que se produce en la piel y que aparece de forma repentina. Estas erupciones en la piel pueden aparecer por muchas causas, pero en la mayoría de las ocasiones obedecen a infecciones víricas infantiles que acaban desapareciendo por sí mismas, aunque también pueden surgir por enfermedades bacterianas de más importancia como la meningitis. Los exantemas infantiles también se producen por reacciones a fármacos o por procesos inflamatorios.

Las enfermedades que cursan con exantemas (popularmente conocidos como sarpullidos) suelen producirse en la infancia y acompañarse de fiebre.

Dependiendo del aspecto del exantema y del resto de síntomas que presente el niño, el pediatra determinará de qué enfermedad se trata. Las enfermedades que cursan con erupción en la piel que necesitan atención médica urgente son la meningitis, la enfermedad de Kawasaki, el síndrome de shock tóxico y el síndrome de Stevens-Johnson. También ante una reacción medicamentosa que provoque fiebre y erupción en la piel hay que acudir cuanto antes al médico.

En general, las erupciones en la piel del niño que hay que tratar con urgencia son las que se acompañan de:

  • gran decaimiento.
  • irritabilidad.
  • somnolencia.
  • llanto excesivo.
  • petequias (puntos en la piel de color rojo intenso que no desaparecen al presionar sobre ellos).

También conviene acudir al médico si el niño con una erupción cutánea está inmunodeprimido o ha podido contagiar a población de riesgo como embarazadas u otras personas con inmunodepresión.

Tipos de erupciones en la piel

Hay distintos tipos de exantemas, según sean las manchas (erupciones, sarpullidos) que forman en la piel de los niños. Algunas de ellas se combinan en la misma enfermedad. Así, las enfermedades exantemáticas pueden presentarse con:

  • Eritema: Mancha de la piel de color rojo.
  • Máculas. Zona plana de la piel con un color diferente al de la piel normal. Si es roja, se trata de una mácula eritematosa; si es roja intensa, es una mácula purpúrica, y si el color está entre el ocre y el marrón oscuro, se habla de mácula pigmentada.
  • Pápulas. Área de la piel que muestra una elevación, con un tamaño menor de un centímetro.
  • Placas. Zona elevada de la piel de una extensión de más de dos centímetros de diámetro que suele formarse al confluir varias pápulas o varios nódulos.
  • Vesículas. Lesión elevada de la piel menor de un centímetro y llena de líquido.
  • Ampollas. Lesión dermatológica mayor de un centímetro llena de líquido.
  • Pústulas. Lesión elevada menor de un centímetro llena de pus.
  • Petequias. Pequeñas manchas con forma de puntos de entre 1-4 mm de un color rojo muy vivo que no desaparecen en la piel al hacer presión sobre ellas.
  • Habones. Zona elevada de la piel, de dimensiones y formas variables, que aparece ligeramente inflamada (edema) y que desaparece a las pocas horas.
  • Enantema. Zona enrojecida de las mucosas (cavidad oral, cavidad nasal, genitales…).