Enfermedades más frecuentes en niños

Autor: Terry Gragera (28 de Diciembre de 2016)

© iStock

Fiebre, tos, dolor de oídos, exantemas… Las enfermedades infantiles más frecuentes tienen síntomas como estos, que en la mayoría de los casos carecen de gravedad, pero que suelen alarmar a los padres.

Durante sus primeros cuatro años de vida, cada niño pasará por entre seis y ocho episodios infecciosos anuales. En la mayoría de las ocasiones estos procesos son víricos y no revisten gravedad. Tampoco indican que el bebé tenga problemas con su sistema inmunitario. Si el niño gana peso y crece adecuadamente, la recurrencia de enfermedades puede considerarse normal.

Como el sistema inmunológico del niño es todavía inmaduro, será más vulnerable a este tipo de enfermedades; será enfrentándose a esos agentes desconocidos (virus y bacterias), como perfeccione sus defensas. 

Por otro lado, hay bebés con el sistema inmunológico debilitado (por prematuridad, cardiopatías, problemas pulmonares, presencia de algún síndrome, como el síndrome de Down…) en los que estas enfermedades son igual de frecuentes, pero presentan mayor gravedad.

A partir de los cinco años, el número de infecciones baja un poco hasta cinco-seis al año y ya durante la adolescencia, la frecuencia con que los jóvenes enferman se iguala a la de los adultos, con unos cuatro episodios por año.

Entre las enfermedades respiratorias más comunes están la bronquiolitis, el catarro y la faringitis. Se estima que uno de cada tres niños menores de 12 meses pasará una bronquiolitis. Sin embargo, es el resfriado o catarro la enfermedad que causa un número mayor de visitas al pediatra. 

La enfermedad de la piel que más aqueja a los niños es la dermatitis atópica, que se presenta en forma de brotes, aunque también es muy común la dermatitis del pañal y la costra láctea (dermatitis seborréica).  

La conjuntivitis, una infección ocular muy contagiosa, es también muy frecuente entre los niños de menor edad, especialmente mientras van a la escuela infantil. También la otitis externa y la otitis interna es una patología sumamente frecuente, ya que nueve de cada diez niños la van a pasar en algún momento de su primera infancia.

Igualmente, la gastroenteritis vírica, es una de las afecciones más comunes y más contagiosas durante los primeros años de vida.

Gracias a la vacunación sistemática, muchas de las que eran enfermedades infantiles frecuentes en el pasado, como el sarampión, las paperas o la rubéola están controladas o erradicadas; por eso es muy importante continuar vacunando a todos los niños, siguiendo los calendarios vacunales oficiales y completando las pautas de vacunas en cada menor.