Enfermedades más frecuentes en niños: Enfermedades de la piel

Autor: Terry Gragera (28 de Diciembre de 2016)

Dermatitis infantil

La dermatitis atópica es la afección de la piel más frecuente en niños. Hay distintos tipos de dermatitis:

  • Dermatitis atópica (eczema): Suele comenzar en los primeros 12 meses de vida y se manifiesta en brotes, caracterizados por intenso picor, descamación y enrojecimiento de la piel. Hay una predisposición genética a padecerla y suele ser hereditaria. No hay ningún tratamiento preventivo para evitarla, pero sí pueden seguirse unas pautas para controlar mejor los brotes y evitar la sobreinfección de las lesiones. Los niños con dermatitis atópica deben tener la piel muy bien hidratada (con cremas emolientes), evitar baños prolongados, usar tejidos naturales como el algodón y protegerse ante el estrés emocional y el sudor. Si hay que poner un tratamiento médico (antihistamínicos, corticoides o inmunomoduladores), será el pediatra el que lo indique. En algunas ocasiones, la dermatitis atópica desaparece en el segundo año de vida, pero en otras se prolonga durante toda la infancia.
  • Dermatitis del pañal: Consiste en el enrojecimiento y la inflamación de la zona que está en contacto con el pañal. Se produce porque la orina y las heces irritan la piel del bebé, que es más delicada, y se agrava con los episodios de diarrea. Cuando hay dermatitis del pañal, la barrera cutánea se ha roto, por lo que es más fácil que haya sobreinfección por hongos (Candida albicans), en cuyo caso hay que seguir un tratamiento. Para prevenir la dermatitis del pañal conviene realizar cambios frecuentes del pañal para que la zona esté siempre seca y limpia y usar una pasta al agua que servirá de barrera ante los agentes irritantes.
  • Dermatitis seborreica (costra láctea): La dermatitis seborreica se presenta en un 2-5% de los niños. En los tres primeros meses de vida se manifiesta a través de la costra láctea, que desaparece sobre los ocho meses. Más tarde puede aparecer durante la adolescencia en forma de caspa. En sus formas leves, la dermatitis seborreica afecta solo al cuero cabelludo con descamaciones amarillentas, pero también pueden aparecer lesiones en los pliegues (cuello, axila e ingles), cejas, párpados, aletas de la nariz, frente, orejas y zona genital. En casos graves, el pediatra puede prescribir fármacos como los corticoides o los inhibidores de calcineurina.

Molusco contagioso

El molusco contagioso (molluscum contagiosum) en una infección dermatológica causada por virus. Es común entre niños que acuden a piscinas y se transmite al compartir toallas u otros materiales con personas infectadas y al ir descalzo en zonas contaminadas de baños y piscinas (donde por efecto del calor y la humedad el virus se mantiene cómodamente).

El molusco se presenta a través de pequeñas lesiones en la piel (pápulas) con aspecto de perla, lisas, pero con el centro hundido (como si se tratase del ombligo). Pueden aparecer muchos granitos de este tipo, y el niño no tendrá otros síntomas. Es más frecuente entre personas con dermatitis atópica y con el sistema inmunitario debilitado.

El molusco contagioso desaparece por sí mismo en unos cuatro-seis meses, pero conviene que el niño no se rasque para no diseminarlo por su cuerpo y que se mantenga una buena higiene de la zona. El pediatra puede prescribir medicamentos tópicos o aplicar un curetaje, para extirpar las pápulas, o quemarlas con crioterapia (frío).