Bullying

Autor: Terry Gragera (7 de Septiembre de 2017)

© Jupiterimages/iStockphoto

El acoso escolar (bullying, en inglés) es el maltrato o agresión que uno o varios escolares cometen contra alguno de sus compañeros de forma reiterada. Para ser considerado bullying, es necesario que el acoso no responda a una acción puntual sino repetida.

El acoso escolar puede darse en cualquier etapa, pero es más frecuente en los últimos cursos de primaria (5º y 6º) y durante la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO). Así, los adolescentes son los más acosados y donde se registra un mayor número de acosadores. Se estima que uno de cada tres adolescentes podría haber sufrido algún episodio de bullying, aunque solo en un 3% de los casos este puede considerarse como grave. Sea leve o más intenso, la mayoría de los acosados no cuentan a nadie el problema que están sufriendo. 

El acoso escolar puede provocar graves daños, tanto físicos como psicógicos, en la víctima. Pero aunque esos daños no fueran visibles o no se hubieran manifestado aún, seguirá considerándose acoso siempre que haya una conducta continuada de agresión o maltrato hacia otro compañero. 

Si necesitas ayuda:

Teléfono de la Fundación ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes: 900 20 20 10 

El acoso se puede producir en cualquier zona del centro educativo: el aula, el patio, los servicios, los pasillos, el comedorPero también al salir de clase e incluso a través del teléfono, el correo electrónico o las redes sociales (ciberacoso). El ciberacoso es aún más demoledor para la víctima, ya que no tiene ningún momento del día en que pueda liberarse de la conducta de ensañamiento hacia él. 

En contra de lo que se suele decir, no hay un perfil único de niño o adolescente acosado. Así, los estudios científicos realizados al respecto han constatado que cualquier rasgo llamativo en la personalidad de la víctima, tanto para bien como para mal, puede ser el detonante del acoso escolar.  

No tienen más riesgo de acoso los niños tímidos, con algún rasgo físico poco agraciado o con bajo rendimiento escolar. También los que sacan muy buenas notas, son agraciados físicamente y tienen una personalidad atractiva pueden ser víctimas del bullying. 

Sí es frecuente que después de haber sufrido un episodio de acoso escolar, las víctimas tengan ciertas características comunes: baja autoestima, escaso rendimiento escolar y problemas en las relaciones sociales, pero esto sería siempre una consecuencia del bullying y no su causa. 

Con respecto al acosador, sí puede trazarse un perfil tipo. Son niños con tendencia a utilizar la violencia para conseguir sus objetivos, tienen pocos límites y se fijan en cualquier aspecto, positivo o negativo, de un compañero para atacarlo, aunque por lo general prefieren a aquellos que tienen debilidades. Si atacan al más fuerte, es porque sienten una profunda envidia hacia él. 

El acosador es un niño que utiliza el bullying para llegar a donde quiere: la merienda de otro, su dineroTambién buscan reconocimiento social, y para ello imponen una política de miedo hacia el resto para garantizarse sus fines. Son niños que persiguen ser populares a través de la manipulación y el temor de los que les rodean.

El acoso escolar debe ser cortado de inmediato en cuanto se tenga conocimiento de él. El centro deberá tomar las medidas oportunas para que el agresor o los agresores dejen de molestar a la víctima, a la vez que sancionan las agresiones. Si el colegio no responde, o si los padres lo consideran oportuno, el acoso escolar es denunciable ante la Policía Nacional, incluso mediante correo electrónico (seguridadescolar@policia.es). En algunos casos hay que valorar también si se trata de acoso escolar o si se está ante una falta o ante un delito. 

Puede ser necesario también solicitar ayuda psicológica profesional, ya que el acoso menoscaba en gran medida la autoestima de la víctima y genera cambios destacados en su personalidad, que habría que evaluar. 

Tipos de acoso escolar

Hay varios tipos de acoso escolar dependiendo de cómo se lleve a cabo, aunque en muchas ocasiones pueden mezclarse. Por lo general, el acoso escolar verbal suele ser el que inicia el proceso de agresión, para pasar al maltrato físico, social y psicológico.

  • Agresiones verbales: Se consideran agresiones verbales los insultos, hablar mal del compañero de manera continua, los motes malintencionados, inventarse bulos o rumores sobre él o su familia
  • Agresiones físicas: Las intimidaciones físicas cuando hay acoso escolar se concretan en empujones, tirones de pelo, golpes Y también son consideradas como tal el robo o el destrozo de material o pertenencias del compañero.
  • Agresiones psicológicas: Todas las coacciones que se lleven a cabo para que el compañero realice algo que no quiere hacer, además de las amenazas.
  • Acoso sexual: Utilizando fotos o contenido erótico para ridiculizar a la víctima o hacerla sentir incómoda. Esta modalidad está muy ligada al uso de las nuevas tecnologías, redes sociales y teléfonos móviles.
  • Aislamiento social: El acoso escolar también se materializa aislando al compañero del resto de la clase, ya sea impidiéndole participar en las actividades comunes o ignorando su presencia, sin dirigirle la palabra e impidiendo que otros se la dirijan.