La alimentación del bebé en el primer año: Otros alimentos que el niño puede tomar antes del año

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Diciembre de 2016)

Además de verduras, carne y fruta, el niño puede tomar otros alimentos antes del año:

  • Yema de huevo: El bebé puede tomar yema de huevo desde los 8-9 meses. La mejor forma de dársela al niño poco a poco es cocer el huevo. Primero se añade a la papilla un cuarto de yema, a los pocos días un tercio, después la mitad y ya al final del proceso, la yema entera.
  • Pescado blanco: El pescado blanco puede introducirse en la dieta infantil a partir de los 8-9 meses. Puede ser congelado o fresco, asegurándose siempre de que no hay riesgo de anisakis. El pescado blanco se introduce en cantidades pequeñas al principio (10-20 gramos/diarios), para ir subiendo posteriormente a 50-70 gramos cada día. El pescado blanco puede sustituir a la carne en la papilla tres o cuatro veces a la semana.
  • Cereales: El niño puede tomar cereales sin gluten desde los seis meses, cuando inicia la alimentación complementaria. No es necesario que se utilicen preparados comerciales de cereales sin gluten. El arroz y la sémola de maíz son también cereales sin gluten que pueden darse hervidos, muy machacados y con un poco de aceite al niño. Los cereales sin gluten se pueden preparar con leche, agua o caldo. Luego, a partir de los siete meses, ya puede tomar cereales con gluten.
Sin embargo, hay otros alimentos que no conviene que el niño tome antes del año:

  • Clara de huevo: La clara de huevo se introduce a partir del año.
  • Pescado azul: No es conveniente que el niño tome pescado azul hasta los 12-15 meses.
  • Marisco: No puede tomarlo hasta cumplir tres años.
  • Leche de vaca: Hasta el año el niño no debe tomar leche de vaca ni derivados, como yogur o queso.
  • Legumbres: Las legumbres se introducen en la alimentación infantil a partir de los 12 meses.
  • Miel:No se debe utilizar miel para endulzar la papilla del niño por el riesgo de botulismo. La miel puede contener pequeñas esporas de botulismo, que resulten nocivas para el inmaduro sistema digestivo del niño hasta el año.
  • Azúcar y sal: Las papillas no deben condimentarse durante el primer año ni con azúcar ni con sal.
  • Frutos secos: El niño no debe tomarlos hasta los cinco años, según las recomendaciones pediátricas, tanto por su elevada capacidad alergénica como por el riesgo muy alto de atragantamiento.