Publicidad

Publicidad

Actividades extraescolares: cómo elegir bien

Autor: Terry Gragera (7 de Septiembre de 2017)

© iStock

Después del colegio, la mayoría de los niños asisten a actividades extraescolares. Se trata de una nueva oportunidad para desarrollar destrezas distintas a las aprendidas en el aula, y esta vez a través del deporte, la creatividad o el juego. Te contamos cuales son las actividades extraescolares más beneficiosas para los niños.

Además de favorecer el aprendizaje de otras habilidades, las actividades extraescolares tienen numerosos beneficios en la evolución de la personalidad infantil, pues proporcionan un nuevo ámbito para las relaciones sociales del niño y le ayudan a ser más independiente, a la vez que elevan su autoestima por los logros conseguidos.

Según los expertos, es importante que el niño se acostumbre desde pequeño a realizar este tipo de actividades lúdicas. De este modo, cuando llegue a etapas más complejas en su desarrollo, como la adolescencia, tendrá unas rutinas adquiridas que le ayudarán a vivir el ocio de un modo más saludable.

Cada una de las actividades potencia un área determinada y tiene unos beneficios.

Tipo de actividad Beneficios
Actividades deportivas
  • Inculcan el gusto por un estilo de vida saludable basado en el ejercicio físico.
  • Ayudan a mejorar la coordinación y la psicomotricidad.
  • Amplían la tolerancia hacia la frustración.
  • Desarrollan los sentimientos de compañerismo y superación.
  • Si es un deporte de equipo, beneficia la socialización de niños con problemas o con timidez.
  • Si es un deporte individual, refuerza el autocontrol en los niños muy activos o con agresividad.
Actividades de ocio y artísticas (pintura, baile, música, teatro, magia…)
  • Favorecen la expresión de sentimientos.
  • Contribuyen al desarrollo de la creatividad y de la imaginación.
  • Potencian las destrezas manuales y la motricidad fina.
  • Estimulan el gusto y la sensibilidad por disciplinas artísticas.
Actividades académicas (idiomas, inglés, matemáticas divertidas…)
  • Refuerzan lo aprendido en el aula.
  • Aportan conocimientos extra a niños con deseos de saber cosas nuevas.
  • Apoyan a escolares con problemas de aprendizaje.

Criterios básicos para elegir bien las actividades extraescolares

¿Cómo deben escogerse las actividades extraescolares: en función de las preferencias del niño, de las pretensiones de los padres, de la logística familiar? Estos son los criterios básicos para elegir las actividades extraescolares.

1. Motivación

El niño debe estar motivado para realizar la actividad extraescolar, que no debe ser una imposición de los padres basándose en sus propios gustos o intereses, o incluso en lo que desearon hacer en su infancia sin conseguirlo. Por eso, en la medida de lo posible, conviene decantarse por disciplinas distintas o complementarias al colegio para que encuentre atractiva la novedad.

2. Según sus propios gustos

Hay que escuchar al niño a la hora de planificar sus actividades extraescolares, aunque no siempre se puedan atender exactamente sus preferencias. Lo ideal es que las actividades sean consensuadas por padres e hijos. Eso sí, una vez elegidas, es importante que haya un compromiso por parte del niño acerca del tiempo mínimo que va a asistir a dicha actividad.

3. Adecuadas a su edad y sus capacidades

Para que el niño no se enfrente a actividades para las que no está preparado, es fundamental elegir las extraescolares teniendo en cuenta su edad y sus habilidades. Empeñarse en apuntarlo a alguna clase para la que no tiene aptitudes solo provoca rechazo y frustración.

4. No más de tres días a la semana

Es importante no saturar la agenda del niño con infinidad de cursos y clases extraescolares. Además de este tipo de actividades, cada día debe tener tiempo para descansar, jugar, estar en familia y hacer sus deberes. Los expertos aconsejan que no se dispongan más de tres días con extraescolares en el calendario infantil.

5. Pedir asesoramiento al profesorado

Las extraescolares pueden ser una muy buena oportunidad para trabajar algún ámbito que necesite refuerzo, ya sea en la parte académica o en relación a la personalidad del niño. Por ello, es bueno consultar con el profesor por si ve adecuada alguna actividad en concreto que pueda ser de utilidad.

6. Combinar distintos tipos de actividades

Si el niño acude a más de una actividad, es aconsejable que sean variadas: unas deportivas, otras artísticas o recreativas para que de este modo pueda experimentar distintas experiencias que le ayudarán en su desarrollo.

7. Tener en cuenta la logística familiar

Las extraescolares pueden elegirse considerando las necesidades logísticas familiares, pero no solo por ese motivo. Aunque los padres tengan horarios de trabajo complicados para conciliar con la vida familiar, no todas las actividades propuestas deben escogerse en función de este aspecto.

8. Ni como premio ni como castigo

Las actividades extraescolares contribuyen al adecuado desarrollo integral del niño, por lo que no es recomendable considerarlas como moneda de cambio para posibles premios o castigos. Han de tener importancia por sí mismas y el niño debe entenderlo así, por lo que no se aconseja prescindir de ellas en caso de mal comportamiento ni, el extremo opuesto, obligar al niño a asistir a alguna como forma de castigo.

Fuentes:

  • Observatorio Faros de Salud Infantil. Hospital San Joan de Deú (Barcelona)
  • Actividades extraescolares y rendimiento académico en los estudiantes de Secundaria. Departamento de Psicología de la Facultad de Educación. Universidad de Córdoba
  • Famiped, vol. 4/2011. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)
  • Onmeda Internacional
Última revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (23 de Diciembre de 2016)