Acné del recién nacido

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (23 de Diciembre de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

Cuando a un bebé de pocos días le aparecen pequeños granitos en la cara, surge una cuestión inevitable: ¿habré cometido algún fallo en su dieta o en sus cuidados? Normalmente, lo más probable es que se trate de acné neonatal o acné del recién nacido.

Alrededor del 20% de los bebés desarrollan acné durante la tercera semana de vida (acné neonatorum). Suele aparecer en las mejillas y, en raras ocasiones, por la frente. Generalmente, el acné del recién nacido carece de importancia y se cura por sí solo y sin dejar cicatrices después de un breve período de tiempo. Este trastorno está relacionado con los cambios hormonales que suceden tras el nacimiento y ni la nutrición ni el cuidado influyen. Por efecto hormonal, hay una producción defectuosa de las glándulas sebáceas de forma temporal, que puede manifestarse en diferentes lesiones de la piel.

El acné del recién nacido es solo una manifestación de la posible disfunción de las glándulas sebáceas debido a los cambios hormonales después del parto. Otros cambios o problemas de la piel pueden ser:

  • Miliaria (pequeños granitos blancos alrededor de la nariz y los ojos).
  • Costra láctea (dermatitis seborreica que aparece en forma de costras blancas o amarillentas en el cuero cabelludo).

Además, entre el tercer y el sexto mes de vida pueden aparecer granitos similares al acné del recién nacido, trastorno denominado acné del bebé. Es posible que este tipo de acné tenga otras causas diferentes y debe ser tratado. 

Acné del recién nacido

En caso de no saber con seguridad que los granitos del bebé son debidos al acné del recién nacido o a la miliaria, se debe consultar al pediatra.

El acné neonatal aparece en uno de cada cinco recién nacidos y suele afectar más a los niños que a las niñas. Consiste en la aparición de pequeñas pústulas rojas con nódulos amarillentos en las mejillas (en ocasiones, también en el frente), generalmente durante la tercera semana de vida. Algunos bebés ya nacen con acné.

En medicina, el acné del recién nacido está considerado una variación del acné vulgar. No necesita tratamiento, no pica y no deja cicatrices. Pasadas varias semanas o un mes, los granitos suelen desaparecer por sí solos.

Durante el embarazo y el parto, el bebé se expone a las hormonas maternas que pasan de la madre a la sangre del feto a través de la placenta. Los niveles de hormonas maternas descienden rápidamente después del parto, provocando un aumento de la sensibilidad de las glándulas sebáceas. Esto afecta a la piel, causando acné del recién nacido, entre otras posibles afecciones.

Pasado cierto período de tiempo, el cuerpo del bebé se acostumbra a los nuevos niveles de hormonas y el acné desaparece por sí solo.

El acné neonatal puede agravarse debido a ciertos factores, por ejemplo:

  • la saliva del bebé,
  • la regurgitación de leche,
  • el rascado de las pústulas,
  • la exposición del bebé al humo del tabaco.
Se debe tener especial cuidado de no rascar ni explotar los granitos. También es recomendable mantener seca la cara del bebé, por ejemplo, utilizando gasas o baberos para limpiar los restos de leche regurgita

Acné del bebé

El acné del bebé generalmente aparece entre el tercer y el sexto mes de vida en forma de pequeñas pústulas rojas con nódulos blanquecinos en el centro. Es una variación del acné normal, al igual que el de recién nacido y puede ser un indicio de acné severo durante la pubertad.

El acné del bebé produce picor y suele durar más que el acné del recién nacido. En ciertos casos, desaparece de forma espontánea, pero puede dejar cicatrices. Dependiendo de la gravedad, puede incluso ser necesario un tratamiento antibiótico o antiinflamatorio. Sus causas pueden ser hereditarias.

Al igual que el acné del recién nacido, el acné del bebé puede agravarse debido a ciertos factores:

  • la saliva del bebé,
  • la regurgitación de leche,
  • el rascado de las pústulas,
  • la exposición del bebé al humo del tabaco,
  • residuos de detergente en la ropa.
El acné del bebé puede dejar cicatrices y siempre se debe consultar a un pediatra que pueda determinar las causas y el mejor tratamiento.

Diferencias entre el acné del recién nacido y el acné del bebé

Acné del recién nacido Acné del bebé
Se presenta alrededor de la 3ª semana de vida Se presenta entre el 3º y el 6º mes de vida
No necesita tratamiento Suele requerir tratamiento
No pica Puede picar
Se cura por sí mismo (pasadas entre dos semanas y un mes) Puede ser un indicio de acné durante la pubertad
Suele aparecer en las mejillas Suele aparecer en las mejillas
No suele dejar cicatriz Suele dejar cicatriz
Se manifiesta en forma de pequeñas pústulas rojas con nódulos amarillentos Se manifiesta en forma de pequeñas pústulas rojas con nódulos blanquecinos
La causa son los cambios hormonales que se producen en el bebé después del parto La causa suele ser de origen hereditario