Publicidad

Publicidad

Memoria y ejercicio físico: El ejercicio nos mantiene mentalmente en forma

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (16 de Abril de 2009)

El ejercicio potencia determinadas funciones del cerebro: un simple paseo mejora el riego sanguíneo en el cerebro en casi un 15%, lo que influye positivamente sobre la buena forma mental. Sin embargo, las actividades físicas más intensas no logran un aumento adicional del riego digno de mención. Por tanto resulta más que suficiente practicar ejercicio moderado con asiduidad para estimular la materia gris. No solo las personas de edad avanzada se benefician de ello, sino también los jóvenes (según varios estudios todo aquel que se mantiene activo en los primeros años de su vida adulta mejora en parte su memoria durante la vejez). Al igual que un músculo, el cerebro también precisa actividad frecuente para estar en forma hasta la senectud.

© Jupiterimages/Goodshoot

La actividad física estimula las capacidades cerebrales.

La actividad física contribuye a la formación de sinapsis en el cerebro. Las sinapsis conectan las células nerviosas entre sí, de modo que puedan transmitirse la información de una célula a otra. No obstante, no solo el ejercicio en sí mantiene la mente en forma, sino también muchas condiciones asociadas a él. Entre estas se incluyen el desarrollo de habilidades sociales en los deportes en equipo o el análisis de las reglas de una determinada modalidad deportiva: muchas actividades poseen características positivas que estimulan nuestro cerebro. Además las personas que entrenan juntas, es decir, son activas socialmente, ayudan en gran medida a ralentizar el deterioro natural de las facultades mentales. No importa si opta por unirse a un equipo de bolos, o por practicar la caminata nórdica o la gimnasia acuática en grupo: estas actividades de ocio resultan más divertidas e incrementan el bienestar.