Publicidad

Publicidad

Alimentos para el cerebro (brainfood)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (24 de Enero de 2017)

© iStock

La alimentación es fundamental para un buen estado de salud, pero, ¿sabías que también ayuda a mantener las funciones cerebrales sanas? Una dieta equilibrada y rica en nutrientes, ácidos grasos saludables y antioxidantes también puede estimular al cerebro y retrasar o reducir la pérdida de neuronas, conservando las funciones cerebrales y manteniéndonos, por tanto, más jóvenes.

¿Qué son los alimentos para el cerebro o brainfood? Los alimentos para el cerebro son llamados así porque, si bien no pueden aumentar la capacidad mental, mantienen y favorecen el funcionamiento del cerebro, con lo que llevando una dieta saludable se puede ralentizar el proceso del deterioro cerebral, por ejemplo, propio de la edad, y mantenerse joven por más tiempo.

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Es el más grande e importante del sistema nervioso y consume el 20% de la energía total del organismo. Puede pesar en torno a 1 o 1,5 kilogramos. Con 100 mil millones de neuronas y 10 mil conexiones, tiene una estructura cambiante, y necesita los elementos químicos necesarios para funcionar todo el día sin descanso y realizar los complejos procesos del pensamiento, el habla, las emociones, el movimiento…

Las encargadas de mandar mensajes de una neurona a otra son los neurotransmisores, que son proteínas, y que se obtienen a través de la alimentación. Pero el cerebro también necesita de otras sustancias que ingerimos en la dieta, como grasas insaturadas, vitaminas, glucosa y minerales. En concreto, la glucosa actúa como fuente de energía para las células nerviosas del cerebro, las neuronas. Las proteínas se encargan de las conexiones entre ellas y las grasas forman la envoltura lipídica de las propias neuronas. Por su parte, las vitaminas contribuyen a la oxigenación y al riego sanguíneo.

Pese a que no existen remedios milagrosos para aumentar la inteligencia, la alimentación sí puede influir positivamente sobre la capacidad de concentración y el funcionamiento de determinados procesos cerebrales como, por ejemplo, la memoria. Son los llamados alimentos para el cerebro o brainfood. A través de la dieta el organismo es capaz de asimilar los nutrientes que el cerebro necesita para trabajar de manera óptima. Si bien no es posible llegar a tener una mayor inteligencia a través de la dieta, lo que es cierto es que una adecuada alimentación nos permitirá desarrollar nuestras capacidades cerebrales al máximo, y mantendrá al cerebro en forma, retrasando los procesos de envejecimiento y enfermedad, y incluso previniendo algunas enfermedades.

Aunque es preciso alimentarse bien durante toda la vida, en determinadas etapas, como la niñez y la vejez, es especialmente importante mantener una dieta equilibrada y rica en nutrientes, dado que el cerebro se encuentra, o bien en periodo de desarrollo, o bien en riesgo de producirse el deterioro de funciones cerebrales. Para llegar a una edad avanzada con salud, no sólo física, sino también mental, es preciso que se cultive el hábito de la alimentación equilibrada durante toda la vida, procurando consumir muchas frutas, legumbres y verduras, proteínas de carnes magras, lácteos y pescados, grasas insaturadas como las del aceite del oliva, pescados y frutos secos, e hidratos de carbono, como cereales integrales.

Las grasas saturadas, como las presentes en alimentos procesados o bollería industrial son perjudiciales para la salud general: no sólo porque son un riesgo a la hora de padecer enfermedades cardiovasculares, sino también porque pueden tener un efecto negativo en las células cerebrales. Por ejemplo, aunque no se conocen con detalle los mecanismos que causan la enfermedad de Alzheimer, sí es cierto que algunos procesos químicos relacionados con ella tienen que ver también con la regulación de lípidos. Por eso, la arteriosclerosis, la hipertensión arterial y el sobrepeso son factores de riesgo.