Higiene bucodental: La forma correcta de lavarse los dientes

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Pedro Argudo (20 de Abril de 2015)

Frecuencia y duración

Lávate los dientes por la mañana, al mediodía y por la noche. O lo que es lo mismo: después de cada comida. Esta es la primisa para asegurar un correcto lavado de dientes. Sin embargo, esto no siempre es posible y los expertos recomiendan lavarse los dientes como mínimo una vez por la mañana (después del desayuno) y una vez antes de acostarse.

Después de comer comidas muy ácidas (como ensaladas con aliños con vinagre) o bebidas con un alto contenido en ácidos (como los zumos de frutas, por ejemplo) se aconseja esperar un tiempo antes de lavarse los dientes. El motivo es que los ácidos reblandecen el esmalte dental durante un breve tiempo y la limpieza podría causar daños leves.

El tiempo de limpieza debería ser de al menos tres minutos. Este tiempo es el adecuado para lavarse los dientes correctamente sin olvidarse ninguna zona.

Proceso de limpieza

La mejor forma de limpieza dental es seguir un esquema fijo. De este modo, se garantiza que no se deja ninguna superficie del diente sin limpiar. Por ejemplo, pueden lavarse primero todas las caras externas de los dientes, empezando por la parte posterior del maxilar superior derecho en dirección a la parte posterior izquierda. Después se procede de igual forma con el maxilar inferior.

Siguiendo este mismo esquema se limpian las superficies interiores de los dientes y finalmente la superficie de masticación de los dientes.

Durante la limpieza, no hay que presionar demasiado fuerte sobre los dientes ya que podrían dañarse las encías y los cuellos de los dientes. Para eliminar el sarro basta con hacer una ligera presión, no superior a 150 gramos.

¿Cómo se tienen que lavar los dientes los niños?

Los niños deberían aprender a lavarse los dientes desde que son pequeños siguiendo un esquema. De esta manera lo aprenden y lo pueden aplicar durante toda la vida. Según su edad, el método de limpieza más adecuado consiste en comenzar por la superficie de masticación, seguir por la superficie externa y terminar por la interna. También es importante la profilaxis en los niños con dientes de leche.