Higiene bucodental: Dentífrico o pasta de dientes

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Pedro Argudo (20 de Abril de 2015)

Casi todas las pastas de dientes comerciales son en todo caso inocuas desde el punto de vista médico dental. Una buena pasta de dientes debería tener los siguientes ingredientes:

  • Flúor: gracias a este mineral, el esmalte dental se fija y es más resistente ante el ataque de ácidos.
  • Gránulos abrasivos suaves o normales para eliminar la placa. Los pequeños granulitos de la pasta eliminan sarro pero también producen un cierto desgaste del tejido dental. Por lo general, las pastas de dientes que prometen unos dientes “blancos y relucientes” suelen ser más abrasivas. Una buena pasta de dientes no debería atacar ni el esmalte dental, ni la dentina ni los metales o sustancias sintéticas que se hallan en las piezas dentales.
  • Aditivos de sustancias antibacterianas o para reforzar los dientes. Con clorhexidina, soluciones de aminofluoruro y fluoruro estañoso pueden mejorar la mineralización de los dientes y reducir durante un tiempo limitado las bacterias que dañan los dientes.
  • Los agentes tensoactivos (sustancias que forman espuma) se encargan de que los ingredientes lleguen a todos los sitios durante la limpieza. Además, fomentan también la eliminación de la placa. El porcentaje de agentes tensoactivos no debería superar el dos por ciento de la cantidad total del dentífrico.
  • El sabor también es un criterio importante a la hora de escoger la pasta dental. Aquí solo cuentan las preferencias personales.
  • Es muy importante que la pasta dental sea prescrita por el odontólogo, ya que dependiendo del caso se recomendara la más adecuada. Por ejemplo, una pasta dental con clorhexidina, estará indicada por un periodo corto de tiempo, ya que su uso prolongado provocará manchas en los dientes de color marrón.
© Jupiterimages/Creatas Images

Una buena pasta de dientes debería tener agentes tensoactivos, aditivos, abrasivos suaves o normales y un sabor agradable.

Alternativas y complementos

Pastas blanqueadoras

Las pastas blanqueadoras son pastas de dientes que prometen un blanqueamiento de los dientes teñidos. Su efecto blanqueador se basa en la eliminación de la placa con los gránulos o ácidos que se hallan en la pasta. Ambas sustancias son muy dañinas para los dientes si se usan de forma permanente. Únicamente pueden utilizarse pastas blanqueadoras con sustancias menos abrasivas, pero también son dañinas si se usan permanentemente. Las pastas blanqueadoras no cambian nada en el color base natural de los dientes. La única forma de conseguir un blanqueamiento interno y real de los dientes es acudir a tu dentista y realizarte un blanqueamiento ambulatorio con productos adecuados con las concentraciones necesarias para que realmente produzcan el efecto deseado.

Valoración: las pastas dentales muy abrasivas contra la placa pueden dañar los dientes. Se recomienda eliminar regularmente la antiestética placa bacteriana y sarro acudiendo al dentista.