Publicidad

Publicidad

Cuidado bucodental en mayores

Autor: Terry Gragera (27 de Mayo de 2016)

© iStock

Las personas mayores deben extremar el cuidado de su boca, ya que a menudo en esta etapa de la vida aparecen problemas de salud bucodental, como la xerostomía. Además, se generaliza el uso de prótesis dentales que exigen mayor higiene. 

Estos son los principales consejos para proteger la boca de los mayores:

  • Como en el resto de la vida, hay que acudir al dentista cada seis meses, o antes si se observa alguna herida o llaga en la boca que se mantenga más de dos semanas, o si tiene dificultades para masticar o dolor en algún diente. Mientras la llaga no desaparezca, es aconsejable no tomar alimentos picantes y enjuagarse con agua y bicarbonato. 
  • Hay que cepillarse los dientes tras cada comida, procurando que no queden restos de alimentos en la prótesis (si hubiera) e insistiendo en todas las zonas de la boca, sin olvidarse de la lengua.
  • Para lavarse los dientes correctamente hay que extraer la prótesis, que será también lavada con un cepillo pequeño, agua y jabón o pasta de dientes. No se debe sustituir el cepillado por un enjuague bucal. La higiene completa incluye ambos elementos. 
  • Para dormir, conviene quitarse la prótesis con el objeto de que los tejidos de la boca puedan descansar. Durante la noche, la prótesis se mantendrá en agua. Una vez por semana hay que desinfectarla con una pastilla. No conviene tomar alimentos con mucho azúcar justo antes de irse a la cama.
  • Si la funda dental es fija, hay que cepillarla también cuando se haga con el resto de los dientes. 
  • Si surge algún problema con la prótesis (se mueve demasiado, no encaja bien, se rompe…) hay que consultar con el dentista. En general conviene evitar los alimentos muy duros o pegajosos, que pueden romper las prótesis. 
  • En caso de boca seca, el objetivo es aumentar la salivación. Puede hacerse de varias formas: con algún producto creado para tal fin (caramelos, pasta de dientes, enjuages…) que será prescrito por el médico, masticando caramelos sin azúcar o alimentos duros o chupando huesos de alguna fruta. También conviene beber mucha agua y evitar el alcohol y el tabaco. 
  • Si los labios se agrietan y se secan, aplicar cacao o vaselina sobre los mismos de forma frecuente. 
  • En caso de halitosis, hay que consultar con el dentista.