Hola, mi padre va a hacer 72 años y en julio del 2015 le diagnosticaron con carcinoma epidermoide de pulmón, con la mala suerte de que le hizo metástasis en el páncreas, digo mala suerte, porque este tipo de carcinoma no suele haber metástasis a distancia tan a menudo y además el páncreas no es el sitio más probable (aunque podría haber sido peor). Con el primer tipo de quimioterapia se le redujeron ambos tumores a la mitad de su tamaño. Hizo dos ciclos con esta quimio, y a principios de enero se la detuvieron porque se suponía que los tumores estaban controlados. A mí esto en realidad me mosqueó un poco, porque no estaban curados, y me pareció raro que no le dieran algo para "mantenerse". Casi inmediatamente, empezó a tener fiebre y se decidió adelantar el escáner de control que le iban a hacer en marzo a esta semana. El resultado es que el tumor del pulmón, el originario, ha vuelto al tamaño con el que empezó la quimio en agosto. Esta quimio que tomó no le sentaba mal, no se le ha caído el pelo ni tenía vómitos. De hecho ha estado mucho mejor, animado y activo mientras tenía el tratamiento, mientras que en cuanto paró, con la fiebre, decayó mucho tanto física como anímicamente. La quimio que le van a empezar a dar este lunes es más agresiva con peores efectos secundarios. Me preocupa lo del tema de los efectos secundarios, pero me preocupa aún más el hecho de que vayan a probar otra. Es algo habitual? yo entiendo que al reducirse los tumores la primera quimio había funcionado, el problema es que se paró y el tumor ha vuelto a crecer. No se le podría volver a dar la primera qumio? es habitual probar con diferentes quimios en un cáncer? Muchísimas gracias por cualquier consejo que pueda recibir