Publicidad

Publicidad

Cicatrices y su tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (10 de Abril de 2017)

© iStock

La cicatriz es la piel que nace sobre una herida. Aparece tras la curación de un corte, una quemadura, una llaga, una cirugía o por el acné, entre otras causas. Las cicatrices suelen causar problemas estéticos o restringir la libertad de movimiento. En muchos casos, un tratamiento óptimo para las cicatrices puede reducir su tamaño y mejorar la movilidad, por ejemplo, con tratamientos como la dermoabrasión, con láser o con  inyecciones.

Generalmente, las cicatricesque se encuentran en zonas del cuerpo muy visibles, son molestas. En los calurosos meses de verano, en los que el bikini o el bañador son las únicas prendas de vestir cuando vamos a la playa, las cicatrices pueden generar verdaderos complejos. No obstante, las cicatrices no son solo un problema estético. A veces, pueden causar fuertes dolores o también limitar la movilidad, si se encuentran cerca de las articulaciones.

Las cicatrices se originan en el proceso de curación de las heridas, que se produce en las capas más profundas de la piel. Gracias al cuidado adecuado de las heridas es posible favorecer el proceso de cicatrización de la herida, de manera que cuando la piel se cura, la probabilidad de que se formen cicatrices es muy pequeña. Sin embargo, también existen métodos eficaces para el tratamiento de las cicatrices cuando estas ya se han producido. Es cierto que todavía no es posible eliminarlas del todo, pero es posible reducir notablemente la excrecencia de las cicatrices mediante el uso de diversos métodos como la movilización activa, la aplicación de pomadas o geles especiales, el uso de apósitos cicatrizantes o mediante intervenciones quirúrgicas. La formación de cicatrices es un proceso natural derivado de la curación de tejidos dañados y por ello, no hay que evitarla. Sin embargo, exciten opciones terapéuticas para disminuir la formación de las cicatrices o incluso para prevenirlas.

En algunas culturas, así como en ciertos círculos sociales, las cicatrices tienen un significado especial, como muestra visible de valor, firmeza y valentía. En algunos pueblos primitivos, la práctica del tatuado de cicatrices (del tahitiano tatu= marcar algo, tatuaje) cubre todo el cuerpo con cicatrices ornamentales hechas mediante quemaduras o repetidas incisiones de símbolos y adornos en la piel. Además, el tatuaje no solo sirve adorno, sino que también protege frente a la mala suerte o la enfermedad o simboliza la pertenencia a una posición social o grupo.

En contraste, las cicatrices involuntarias tienen en muchos casos un significadomás bien negativo. Se consideran un grave problema estético y pueden producir graves problemas físicos y mentales. Un problema añadido es la presencia de cicatrices anómalas en las regiones del cuerpo más visibles como el rostro, que no pueden ocultarse tras la ropa o el maquillaje. También el placer de bañarse en la playa o la piscina cubierta puede verse notablemente afectado por las desagradables cicatrices. En ocasiones, las cicatrices perjudican de tal manera el autoestima del paciente, que es necesaria ayuda psicológica.

Además de los problemas psicológicos, las cicatrices también pueden causar importantes problemas físicos. Puesto que la epidermis que hay sobre la cicatrizes muy fina y no presenta ni glándulas sebáceas ni vello, además de contener una pequeña cantidad de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas, es muy fácilmente vulnerable. Es frecuente que los pacientes que presenten cicatrices anómalas sufran dolores por la tensión que ofrece la mala cicatrización. Las cicatrices de mayor tamaño que se encuentran cerca de las articulaciones pueden causar limitación del movimiento, las denominadas contracturas. En los casos graves, debe intervenirse quirúrgicamente.

Última revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)