Publicidad

Publicidad

Cicatrices y su tratamiento: Tipos de cicatrices

Autor: Redacción Onmeda (10 de Abril de 2017)

Según las causas y la cicatrización de las heridas se habla de diversos tipos de cicatrices:

  • Cicatrices atróficas (superficiales, escasas)
  • Cicatrices hipertróficas (abultadas)
  • Cicatrices que se extienden más allá de la zona lesionada (queloide)

Cicatrices atróficas (superficiales, escasas)

Cuando en el proceso de cicatrizaciónde la herida se producen pocas fibras que sustituyan al tejido dañado, se producen una especie de hoyuelos alrededor de las cicatrices situadas a un nivel más profundo de la piel circundante, las denominadas cicatrices atróficas. Pueden ser consecuencia del acné, por ejemplo.

Cicatrices anómalas

Las cicatrices anómalas se forman cuando se dan cicatrices hipertróficas (cicatrices abultadas) o queloides (cicatrices que se extienden crecimiento exagerado de tejido cicatricial) considerables. Se producen especialmente cuando se interrumpe el proceso de cicatrización de las heridas debido a fuertes fuerzas de tracción, por ejemplo, debido al ejercicio regular.

La causa de la formación de cicatrices hipertróficas, así como de queloides, es supuestamente la interrupción localizada de la formación del tejido conjuntivo en la que este se sustituye por tejido conjuntivo de menor calidad.

Cicatrices hipertróficas

A veces, después de sufrir quemaduras graves, aparecen cicatrices de formación anómala. En ellas, las cicatrices se arquean más que el tejido cutáneo circundante. Cuando la formación anómala de la cicatriz se reduce se limita a la zona de la herida, se trata de una cicatriz hipertrófica (diferencia con los queloides)

Las cicatrices hipertróficas suelen ser gruesas y abultadas y para los pacientes, son molestas a nivel estético. Cuando están situadas cerca de las articulaciones, las cicatrices hipertróficas pueden disminuir la libertad de movimiento.

Queloide (cicatrices que se extienden)

Cuando la superficie de la cicatriz que crece excesivamente se extiende más allá de la misma sobre la misma, además de sobre el tejido cutáneo circundante, se habla de queloide. Los queloides son gruesos, abultados y muy rojizos y normalmente causan picores o dolores. La mayoría de las veces, la capa más superficial de la piel en las cicatrices queloides es muy fina y fácilmente vulnerable.