Prueba de embarazo (test de embarazo): Test de orina

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (20 de Enero de 2016)

El test de orina consiste en una sencilla prueba de embarazo (test de embarazo), disponible en farmacias, que detecta la presencia de la hormona GCH (gonadotropina coriónica humana) unos 14 días después de la fecundación. La hormona GCH se forma a partir de la futura placenta y, por lo tanto, solo se detecta en caso de embarazo. La producción de GCH comienza en el momento en que el óvulo fecundado anida en el útero; es decir, aproximadamente una semana después de la fecundación (semana 4). La hormona GCH sirve para que el embarazo se desarrolle correctamente, y alcanza su concentración más elevada durante el primer trimestre del embarazo. La hormona GCH se detecta en sangre unos ocho días después de la fecundación y en orina unos 14 días después de la fecundación. En las primeras semanas, el nivel de esta hormona aumenta.

Para que una prueba de embarazo dé un resultado positivo, debe excretarse una determinada cantidad de GCH por la orina. Sin embargo, no siempre es el caso en los primeros días del embarazo. Es por ello que deberías volver a realizarte el test de embarazo unos días más tarde en caso de obtener un resultado negativo, para ir sobre seguro.

Para realizar la prueba de embarazo, sostén la tira de la prueba durante unos segundos bajo el chorro de orina o introdúcela en un recipiente que contenga tu orina, a ser posible orina de la mañana. A continuación, espera unos minutos. Tras aguardar el tiempo que indica el folleto de instrucciones, la prueba de embarazo (test de embarazo) muestra si el resultado es positivo o negativo.