Publicidad

Publicidad

Reproducción asistida

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (23 de Septiembre de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

Las parejas consideran la opción de la reproducción asistida cuando desean hijos, pero por diferentes razones, no lo consiguen por los medios naturales, es decir, a través del coito.

Cuando el deseo de tener hijos no se ve satisfecho de forma natural, es necesaria una consulta médica y una exploración física para determinar cuáles son las causas de esa imposibilidad de concebir. Estas causas se pueden dar por igual tanto en los hombres como en las mujeres. Si no es posible tratar las causas de la infertilidad o de la esterilidad, en algunos casos es necesaria la reproducción asistida. El procedimiento exacto varía dependiendo de los casos.

La reproducción asistida engloba todas las técnicas de tratamiento de esterilidad o infertilidad que conllevan una manipulación de los gametos (óvulos y/o espermatozoides). Consiste básicamente en que el ginecólogo (posiblemente tras una estimulación hormonal) extrae óvulos y/o espermatozoides masculinos, los prepara y los junta. Normalmente para esto no es necesaria una intervención quirúrgica.

Dentro de la reproducción asistida existen diferentes métodos disponibles que incluyen la inseminación artificial y la fecundación in vitro (FIV) en todas sus variantes. En la FIV el médico toma óvulos y los insemina fuera del cuerpo con espermatozoides masculinos. Si la fertilización se realiza con éxito, el médico pasa el óvulo fertilizado o embrión con un catéter fino y flexible a través de la vagina hacia el útero. Normalmente son necesarias revisiones periódicas para controlar la maduración del embrión.

Otra técnica de reproducción asistida que se emplea en el caso de esterilidad masculina es la microinyección espermática intracitoplasmática (ICSI).

La reproducción asistida a veces puede ser muy estresante (por lo que es importante que las parejas lo hablen con todo detalle con un ginecólogo). El éxito de ésta, es decir, las probabilidades de lograr un embarazo, dependen de distintos factores (por ejemplo, de los métodos utilizados y de la edad de la mujer).

En ocasiones, para llevar a cabo estas técnicas de reproducción asistida se emplean óvulos y/o espermatozoides donados. La donación de óvulos y la donación de semen son actos voluntarios, desinteresados y anónimos que ayudan a muchas personas a lograr el deseado objetivo de tener un hijo

En España, la reproducción asistida se puede llevar a cabo en centros públicos o privados. Si se realiza en un centro público la seguridad social cubre los gastos.