Reproducción asistida: ICSI (microinyección intracitoplasmática de espermatozoides)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (23 de Septiembre de 2011)

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides comenzó a desarrollarse en el año 1992 y actualmente se utiliza de forma habitual. Este método se utiliza cuando la fertilización no se puede realizar ni en las trompas de Falopio ni en el laboratorio. Este es el caso, por ejemplo, cuando el esperma del hombre no cuenta con suficientes espermatozoides y/o no tienen la suficiente movilidad.

La inseminación artificial mediante ICSI se desarrolla así: el médico toma óvulos de la mujer a través de la vagina y les inyecta un espermatozoide con ayuda de una micropipeta directamente en el citoplasma del óvulo de la mujer. La transferencia del óvulo fecundado en el útero de la mujer se produce dos días después. La inseminación artificial a través de la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides tiene un éxito del 20%. El éxito de la ICSI (es decir, las perspectivas de que se produzca un embarazo) dependen en gran medida de la edad de la madre.