Medición de la tensión arterial (según Riva-Rocci)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Lidia Arias (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Hemera

La medición de la tensión arterial según Riva-Rocci es un método sencillo, rápido e indoloro con el que se puede medir la presión de los vasos sanguíneos. El resultado de la medición de la presión arterial indica al médico cómo funcionan el corazón y la circulación del paciente.

La presión arterial es la presión que ejerce la sangre sobre la pared de las arterias. Esta presión no es un valor invariable sino que cambia en el tiempo, la presión arterial depende, entre otras cosas, de la actividad del corazón.

Para la medición clínica de la presión arterial solo hay dos valores significativos, la presión arterial sistólica y la diastólica. La presión arterial sistólica es el valor más alto de los dos. La presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mmHg).

En adultos, se considera una presión arterial alta cuando los valores son los siguientes:

  • Superiores a una presión diastólica de 90 mmHG y
  • Superiores a una presión sistólica de 140 mmHG
  • Es decir, una presión arterial superior a 140/90 mmHg.

Si existe un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, cuando los valores se sitúan por encima de 130/85 mmHg los médicos hablan de hipertensión.

Se habla de presión arterial demasiado alta (hipertensión) cuando los valores están por encima de 140/90 mmHg. Existe una presión arterial baja (hipotensión) cuando la presión arterial tiene un valor sistólico por debajo de 100 mmHg; el valor diastólico se sitúa casi siempre entre 65 y 60 mmHg.

La presión arterial se puede determinar mediante mediciones individuales; en algunas enfermedades, sin embargo, también puede ser útil una medición de la presión arterial a largo plazo (por ejemplo, en hipertensión nocturna o variaciones durante el día). En esos casos se realiza una medición de la presión arterial durante 24 horas en la que el tensiómetro se lleva consigo durante un día.