Electrolitos: Sodio (Na+)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (15 de Diciembre de 2015)

Los diversos electrolitos están distribuidos desigualmente en el cuerpo. Fuera de las células (en el denominado espacio extracelular) se forma sal (cloruro sódico) del sodio (Na+) y el cloro (Cl-), que es el elemento más importante cuantitativamente. Por lo tanto, es uno de los minerales llamados macroelementos (que son necesarios en el cuerpo en grandes cantidades). El sodio es el ión cargado positivamente (catión) más común numéricamente en el plasma sanguíneo. Llega al cuerpo principalmente con los alimentos en forma de sal. Como el sodio está prácticamente en todos los alimentos, está garantizado un suministro suficiente. El cuerpo elimina el sodio en circunstancias normales principalmente en los riñones y en menor medida también en las heces y el sudor.

El contenido de sodio en la sangre influye en la cantidad de líquido de la circulación sanguínea. Si el cuerpo no puede eliminar adecuadamente el sodio (por ejemplo, debido a una enfermedad renal), hay una acumulación de agua en el cuerpo junto con los electrolitos. Normalmente, un sistema de control sofisticado proporciona un nivel constante de sodio.

Los médicos suelen determinar el sodio con análisis de orina o de sangre como valores rutinarios, a fin de evitar una sospecha particular. Un valor alterado de sodio indica un balance hídrico perturbado, especialmente en casos de vómitos, diarrea, quemaduras, enfermedades del corazón o del riñón.