Publicidad

Publicidad

Donación de óvulos

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (24 de Mayo de 2013)

© Jupiterimages/Goodshoot

Existen situaciones en las que una mujer no puede quedar embarazada con sus propios óvulos: en el caso de pacientes que se han sometido a una extirpación de ovarios como terapia para una endometriosis o un cáncer ovario, mujeres con pocos óvulos o con óvulos de calidad insuficiente o mujeres que sufren una menopausia precoz por la que sus óvulos han dejado de madurar periódicamente.

En otros casos, el embarazo es posible pero no es seguro para el niño, como ocurre en las mujeres que son portadoras de una enfermedad genética o hereditaria o que son mayores de 35 o 40 años, edad en la que la calidad de los óvulos empieza a disminuir.

Cuando una mujer que se encuentra en alguna de estas situaciones quiere tener un hijo, una de las opciones a su disposición es la ovodonación: utilizar un óvulo procedente de una donante para fecundarlo en el laboratorio e implantarlo en su útero, para que arraigue y se desarrolle el embarazo. Aunque la donación de óvulos tiene el mismo objetivo que la donación de semen, el proceso es más complicado, por lo que suele haber menos donantes. Se lleva a cabo generalmente en clínicas de reproducción asistida, y está regulada por la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida de 2006.