Publicidad

Publicidad

Donación de órganos

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (27 de Febrero de 2017)

© iStock

Un trasplante es una compleja intervención quirúrgica en la que se sustituye en el cuerpo del paciente un órgano o tejido enfermo que ya no funciona por otro sano. Estas intervenciones y su éxito son el resultado de muchos años de investigación médica y de continuas mejoras en los procedimientos. Gracias a los trasplantes, muchos enfermos graves pueden prolongar su vida en buenas condiciones.Sin embargo, un trasplante nunca podría realizarse sin el acto altruista y desinteresado que es la donación de órganos

La donación de los órganos de una persona fallecida puede salvar la vida de varios pacientes. Actualmente es posible donar los riñones, el hígado, el corazón, el páncreas y los pulmones. Además, de una donación también se pueden obtener tejidos, también muy necesarios, como huesos, las córneas y las válvulas cardíacas.

En España, todos los procesos de donación y trasplante de órganos están coordinados y controlados por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). España es el país del mundo donde se realizan más donaciones, que se realizan siempre de forma altruista, y todos los costes están cubiertos por el Sistema Nacional de Salud. Estas bases aseguran un sistema en el que el paciente que necesita un órgano tiene mayores probabilidades de conseguirlo. En 2015 en España hubo 1.851 donantes y 4.769 órganos trasplantados, con una tasa de 40,2 donantes por millón de habitantes.

No obstante, cada día hay más personas que necesitan un transplante para continuar viviendo. A pesar de las donaciones, el 10% de los pacientes que necesitan un órgano mueren antes de llegar a recibirlo.

¿Cuándo es necesaria la operación?

La mayor parte de las donaciones de órganos se donan post mortem. Por ese motivo, si quieres que tus órganos sean donados para trasplantes tras tu muerte, lo más importante es que expreses tu deseo a tus familiares y amigos.

Según la ley española, todos los ciudadanos son considerados donantes potenciales de órganos si no han manifestado su voluntad en un sentido diferente. Sin embargo, la oposición a donar ha podido ser manifestada en momentos y formas diferentes, por lo que en la práctica siempre se respetan los deseos de la familia, considerando que nunca serán contrarios a los del fallecido.

La Organización Nacional de Trasplantes emite una Tarjeta de Donante de Órganos en la que se recogen los datos personales del donante y que sirve como testimonio de su deseo de entregar sus órganos para trasplantes tras su muerte. Sin embargo, esa tarjeta no tiene validez legal. Por lo tanto, lo más práctico sigue siendo informar a los familiares de nuestro deseo de donar.

Sin embargo no todas las personas que lo desean podrán finalmente donar sus órganos. Para extraer los órganos de una persona en las mejores condiciones de forma que se puedan trasplantar a un paciente que los necesite, ésta habrá fallecido en la Unidad de Cuidados Intensivos a consecuencia de problemas que lesionen de forma irreversible su cerebro, o bien cuando el fallecimiento se produce tras una parada cardiaca.

Siempre será un equipo médico el que, tras realizar todas las pruebas oportunas, determine qué órganos y tejidos pueden ser útiles para un trasplante.

Donación de vivo

Donación en vivo es aquella que se realiza durante la vida del donante. Es posible donar de esta forma tanto un riñón como parte del hígado, y se realiza habitualmente para un familiar con el que exista histocompatibilidad (compatibilidad de tejidos).

La ley establece una serie de condiciones para este tipo de donaciones: el donante debe ser mayor de edad, estar física y mentalmente sano y no percibir a cambio de la donación ningún tipo de compensación. Las comisiones éticas de los centros hospitalarios tendrán que aprobar siempre estas intervenciones.

Donación de tejidos

Los tejidos son conjuntos de células que, a diferencia de los órganos, no reciben el riego sanguíneo a través de venas y arterias más o menos grandes, sino que reciben la sangre a través de pequeños vasos sanguíneos que son imposibles de coser en una cirugía y que se van desarrollando con el tiempo.

La donación de tejidos es menos conocida, pero también es necesaria para el tratamiento de algunas enfermedades. Su extracción encuentra menos dificultades que la extracción de los órganos en una donación, ya que hay más tiempo para realizarla y aguantan más tiempo si se preservan en las condiciones adecuadas.

Son susceptibles de ser donados y trasplantados los siguientes tejidos:


Última revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo en junio de 2013.