Detección precoz del cáncer de próstata: Procedimiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

El proceso de detección precoz del cáncer de próstata consta de diferentes pruebas.

Exploración rectal

Para la exploración rectal digital el paciente se apoya en la camilla con las rodillas y los antebrazos (posición rodilla-codo). El médico palpa el recto (del latín rectum) con el dedo (del latín digitus) del paciente, de ahí la denominación “exploración rectal digital”. La exploración no es peligrosa y normalmente no es dolorosa. Esta técnica exploratoria es especialmente apropiada, porque la mayoría de los carcinomas prostáticos aparecen en la parte trasera de la próstata, esto es, la parte orientada hacia el intestino. El tejido canceroso es mucho más duro y menos elástico que el tejido circundante y por eso puede apreciarse con el tacto. No obstante, la exploración tactorrectal no es una prueba de detección precoz del cáncer de próstata en sentido estricto. En el momento en que puede palparse un carcinoma prostático, ya se han formado metástasis en zonas lejanas o el cáncer ha crecido más allá de la próstata.

Prueba del PSA

El agente prostático específico (PSA) es una albúmina (proteína) que se forma exclusivamente en el tejido prostático. Se encuentra en el eyaculado (esperma) y en la sangre de los hombres sanos y sirve para la licuefacción del esperma. En caso de cáncer de próstata el PSA puede ser alto en cierto modo. La prueba del PSA no se incluye en el ámbito legal de la detección precoz del cáncer de próstata.

Los médicos emplean la prueba del PSA como rutina para la planificación del tratamiento y la observación de la evolución del cáncer de próstata. Por ejemplo, si al cabo de cierto tiempo tras la extracción quirúrgica del tumor se produce un aumento del PSA, se sospecha de la reaparición de la enfermedad (esto se denomina recidiva). Algunos médicos ofrecen la prueba del PSA como medida preventiva, aunque en tal caso el paciente debe pagar la prueba él mismo. Además del cáncer de próstata, diferentes enfermedades de la próstata pueden provocar un aumento del PSA en la sangre. Las más importantes son el crecimiento prostático benigno (hiperplasia prostática benigna, [BPH]) y la inflamación de la próstata (prostatitis). Tras largos paseos en bicicleta, relaciones sexuales y estreñimiento, el nivel de PSA en la sangre puede ser alto y hacer sospechar de cáncer erróneamente. Por eso antes de la extracción de sangre deben evitarse estas actividades o descartarse el estreñimiento.

Ecografía transrectal (TRUS)

En la ecografía transrectal (TRUS) el médico introduce una sonda ecográfica en el recto. Así puede determinar el tamaño y la forma de la próstata y explorar eventuales áreas cancerosas de la glándula prostática. Con la ecografía el paciente no se somete a un tratamiento radiológico y la exploración no es arriesgada y normalmente no es dolorosa.