Detección precoz del cáncer de próstata: Ámbitos de aplicación

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

A partir de los 50 años aumenta la probabilidad de padecer un cáncer de próstata. Por eso, ya a partir de los 50 años es posible someterse anualmente a una detección precoz del cáncer de próstata, aunque ninguna de las comunidades autónomas los recomienda, ya que no hay evidencia científica disponible para proponer un cribado masivo del cáncer de próstata.

Se discute continuamente sobre la utilización de la determinación del PSA como lo que se denomina método de screening para el cáncer de próstata. Screening significa que una serie de personas sanas se someten a una prueba para detectar una enfermedad determinada. Los detractores ven el peligro de que la prueba del PSA detecte cada vez más los denominados carcinomas prostáticos latentes, esto es, tumores de la próstata que crecen muy despacio y que probablemente nunca hubieran causado problemas. Los estudios actuales también demuestran que con el diagnóstico los hombres afectados no se beneficiarían de una mayor esperanza de vida. Por el contrario, con un tratamiento u otras pruebas imprudentes y, en determinadas circunstancias innecesarias, los hombres afectados podrían padecer efectos negativos desde el punto de vista psíquico y a veces físico.

Los partidarios de la prueba del PSA defienden que, considerando los resultados de las pruebas y la situación de las personas afectadas, es posible decidir individualmente y de forma muy precisa y razonable cuál es el procedimiento más conveniente para el paciente. Parten de la idea de que así podría evitarse que la mayoría de las pruebas y de los tratamientos fracasaran. Entonces la gran ventaja de la determinación del PSA radicaría en detectar cuáles son los hombres con un cáncer de próstata agresivo y que se beneficiarían mucho de la detección y de la posibilidad de un tratamiento.

Finalmente, los hombres afectados deben hablar con su médico sobre si les gustaría realizar la prueba del PSA como “rendimiento de salud individual” y qué posibles efectos podría tener un resultado llamativo.