Publicidad

Publicidad

Detección precoz del cáncer de mama

Autor: Redacción Onmeda (6 de Julio de 2017)

© iStock

La detección precoz del cáncer de mama es una de las revisiones preventivas para mujeres reguladas por ley. En España, en las edades comprendidas entre los 50 y los 69 años, las mujeres pueden realizarse cada 2 años un reconocimiento radiológico del pecho,la denominada mamografía.

El cáncer de mama (carcinoma de mama) es la enfermedad cancerígen más habitual en las mujeres en Europa. En España se diagnostican, aproximadamente, 20.000 casos nuevos al año y su incidencia aumenta progresivamente con el nivel económico. Cuanto antes se detecte y trate el cáncer de mama, mayores serán las posibilidades de curación. Por eso, la detección precoz del cáncer de mama es tan importante en los chequeos preventivos regulares.

El término “prevención del cáncer” se emplea normalmente para determinar todas aquellas pruebas diagnósticas y medidas para prevenir y detectar precozmente el cáncer de mama. Sin embargo, la prevención real del cáncer de mama es complicada. El cáncer de mama es una enfermedad causada por diferentes motivos. No se puede predecir si va a aparecer o cuando va a aparecer. El cáncer no se puede prevenir completamente en el sentido de una “prevención del cáncer de mama”. Sin embargo, la detección precoz ayuda a detectar y tratar a tiempo un posible tumor en el momento oportuno.

Cáncer de mama: ¿qué es el cáncer de mama y cómo se puede detectar de forma precoz para mejorar la probabilidad de recuperación?

La detección precoz juega un papel importante en la denominada prevención del cáncer de mama en mujeres, ya que el cáncer de mama tiene una gran incidencia. En su aparición hay que tener en cuenta diferentes factores de riesgo.

El cáncer de mama es uno de los tipos de cáncer más frecuentes. Es responsable de más de una cuarta parte de todas las enfermedades cancerígenas en mujeres. El pico de edad se sitúa, de media, en los 64 años.

Junto a la edad existen otros factores de riesgo para el cáncer de mama. Estos son los siguientes:

  • Primera menstruación a edad muy temprana (menarquia precoz).
  • Menopausia tardía.
  • Embarazo tardío (mayores de 30-35 años).
  • No haber dado a luz.
  • No haber amamantado.
  • Tener antecedentes personales de cáncer de mama o de otras enfermedades mamarias no cancerosas.
  • Tener antecedentes familiares de cáncer de mama (madre, hermana, hija).
  • Haber recibido algún tipo de radioterapia en el pecho o la mama.
  • Tener sobrepeso (aumenta el riesgo de cáncer de mama después de la menopausia).
  • Uso prolongado de la terapia hormonal sustitutiva para aliviar los síntomas de la menopausia (combinación de estrógeno y progesterona).
  • Alteraciones de los genes vinculados al cáncer de mama, los genes BRCA1 o BRCA2.
  • Consumir bebidas alcohólicas (más de un vaso al día).
  • No hacer ejercicio regularmente.
  • Envejecimiento.
  • El cambio benigno del tejido glandular del pecho (mastopatía proliferativa).

Uno de los criterios siguientes indicará un riesgo familiar aumentado:

  • antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario
    • Tres familiares de cualquier grado
    • Dos o más de primer o segundo grado
    • Uno de primer grado
      • < 50 años
      • Bilateral
      • Varón

En estos casos es importante dejarse aconsejar y saber qué tipo de detección precoz del cáncer de mama es aconsejable. En algunos casos también es conveniente una prueba genética para valorar el riesgo de cáncer personal.

Las siguientes exploraciones se utilizan para la detección precoz del cáncer de mama:

  1. Exploración del pecho: a partir de los 30 años de edad se recomienda que las mujeres se exploren el pecho ellas mismas una vez al mes tras un entrenamiento por un profesional informando de las limitaciones que supone esta técnica.
  2. Controles ginecológicos: No se realizan de forma rutinaria como plan preventivo de cáncer de mama en el ginecólogo. A partir de los 30 años se puede consultar con su médico de atención primaria para que le asesore sobre como hacer la autoexploración de la mama y los pros y los contras de llevarla a cabo.
  3. Mamografía: entre los 50 y los 69 años, las mujeres sin riesgo familiar aumentado ni antecedentes familiares de cáncer de mama, pueden realizarse cada dos años una mamografía (reconocimiento radiológico del pecho) de rutina en el marco del programa ginecológico de detección precoz.

Los protocolos de cribaje poblacional (planes para detección de cáncer de mama en la mayor parte de la población posible) están incluidos dentro del sistema nacional de salud, transferido a las autonomías y en algunas, en coordinación con la Asociación Española Contra el Cáncer. Las exploraciones del pecho son una parte de la detección precoz ginecológica del cáncer.

Última revisión médica: Dra. Lidia Arias (19 de Marzo de 2012)