Cómo prevenir el cáncer de piel: detección precoz

Autor: Laura Marcos Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (27 de Abril de 2016)

Comparada con la detección de tumores en órganos internos, la detección precoz del cáncer de piel proporciona una ventaja crucial: los tumores de la piel se pueden reconocer a simple vista. Solo en algunas ocasiones es necesaria una biopsia y un análisis para identificarlos. Por este motivo todos deberíamos observar las alteraciones que se producen en nuestra piel. Sobre todo debemos observar las zonas expuestas frecuentemente a la luz solar como la cara, el escote y los antebrazos.

El cáncer de piel se manifiesta de muchas formas, incluso para el mismo tipo de tumor. Puede presentarse como un pequeño bulto, tipo ‘grano’, que crece lentamente, aunque a veces puede hacerlo más rápidamente. También puede manifestarse como una pequeña herida que no cicatriza o incluso como una mancha rosada que se descama y que recuerda a un eccema. Cuando tiene pigmento, coloración marrón, negra o azulada, es más fácil de reconocer y en estos casos lo primero que hay que hacer es descartar un melanoma.

En la detección del melanoma, que es el que más nos interesa detectar a tiempo por ser el más maligno, los criterios ABCD pueden ayudar al diagnóstico precoz:

A: asimetría

B: bordes irregulares

C: coloración heterogénea

D: diámetro superior a 6 milímetros

Dado que el cáncer de piel clara se puede detectar fácilmente y tratar en la mayoría de los casos, es muy recomendable auto-examinarse regularmente la piel y las mucosas.