Cómo prevenir el cáncer de piel: Características

Autor: Laura Marcos Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (27 de Abril de 2016)

El carcinoma basocelular se trata de un tumor que suele crecer lentamente, tiene capacidad de invasión local, es decir, que puede progresar alrededor de vasos, nervios, músculos y hueso, pero excepcionalmente produce metástasis a distancia. Nace en las células de la capa basal de la epidermis, y de manera primaria no afecta a mucosas.

Los distintos tipos del carcinoma basocelular (nodular, plano, ulceroso o cicatrizal) aparecen individualmente sobre todo en la cara y la frente y en el tronco. Su heterogeneidad en ocasiones hace difícil el diagnóstico. Los carcinomas basocelulares adoptan frecuentemente la forma de pequeños nódulos lisos y brillantes, ligeramente prominentes. Otro síntoma típico del basalioma son zonas de la piel descamadas con un borde perlado de nódulos de pocos milímetros. Un carcinoma basocelular adopta el color de la piel o son rojizos. En algunos casos  graves profundizan y destruyen el tejido subyacente de forma que también pueden afectar a hueso y cartílago.

Carcinoma espinocelula (queratosis actínicas en su forma más común): el carcinoma espinocelular puede adoptar muchas formas. Este tipo de cáncer de piel puede aparecer como alteración verrugosa o como lesión ulcerosa, húmeda. En la mayoría de los casos este tumor de la piel aparece como mancha irregular, rojiza, escamosa y costrosa. Los carcinomas espinocelulares puede evolucionar en pocas semanas hacia un nódulo considerable, indoloro pero que tiende a sangrar. El crecimiento del tumor también puede ser lento y prolongarse durante años. En su forma invasiva puede progresar en profundidad y superficie afectando a los tejidos vecinos y producir metástasis. Son especialmente agresivos los que se localizan en el labio o en la oreja, y los que se desarrollan en pacientes inmunodeprimidos.

Las queratosis actínicas son la forma más superficial de carcinoma espinocelular. Estas lesiones cutáneas son el resultado de la proliferación anormal localizada de queratocitos epidérmicos atípicos (anormalidades cromosómicas) que se desarrollan espontáneamente como consecuencia de la exposición prolongada a la radiación de la luz ultravioleta.

Al principio adoptan la apariencia de manchas pequeñas y rojizas por efecto de la pérdida de densidad de la epidermis y de la dilatación de los vasos sanguíneos que hacen que éstos resalten más. Las manchas evolucionan hacia nódulos rojizos y planos que presentan una queratinización de tono marrón grisáceo. Las queratosis actínicas no aparecen individualmente, sino en pequeños grupos o repartidas en una superficie amplia. Además, presentan una queratinización de tono marrón grisáceo. Las queratosis actínicas no aparecen individualmente, sino en pequeños grupos o repartidas en una superficie amplia.

Melanoma: los melanomas se inician en la epidermis (capa más superficial de la piel), debido a la proliferación de melanocitos, las células responsables del bronceado, que en definitiva es la respuesta protectora de la piel ante la incidencia de los rayos solares. De forma gradual, van afectando a toda la epidermis, hasta que su crecimiento comienza a producirse en vertical. Entonces, rompe la barrera de la epidermis y la dermis papilar, reticular y tejido graso subcutáneo. Por tanto, podemos considerar dos etapas en el desarrollo biológico del melanoma. La primera, etapa ‘in situ’, en la cual el tumor afecta solo a la epidermis; y la segunda, la etapa invasiva, donde el tumor progresa en profundidad afectando a la dermis.

Si la extirpación quirúrgica del melanoma se produce antes de la segunda etapa invasiva, antes de que penetre en la dermis, la supervivencia es del 100%. En caso contrario, tratamiento del tumor primitivo, de la afectación ganglionar y de las metástasis si existen.

En caso de que el melanoma haya producido metástasis en otros órganos, en determinadas circunstancias una intervención quirúrgica permite reducir la masa tumoral y aliviar las molestias locales. Además pueden aplicarse radioterapiaquimioterapia y/o inmunoterapia con fines paliativos. El melanoma, una vez metastatiza, se considera incurable.

 Dado que las alteraciones malignas de la piel se detectan fácilmente y, en muchos casos, se puede tratar de forma eficaz, es importante una detección precoz del cáncer de piel.