Publicidad

Publicidad

Ansiedad en los exámenes

Autor: Laura Marcos (10 de Enero de 2017)

© iStock

Los exámenes son el origen de uno de los problemas más comunes entre la población universitaria. La ansiedad que generan los exámenes va acompañada de tensión emocional, marcadores físicos y conductuales, y puede traer consigo otros problemas, como técnicas de estudio ineficaces y malos resultados académicos. Aunque no se puede prevenir, la ansiedad se puede combatir con hábitos de vida saludables, de alimentación y de sueño; pero, sobre todo, con planificación.

La ansiedad es un conjunto de síntomas que se manifiestan ante una situación amenazante y ante la que se siente miedo, a ella o a sus consecuencias. Los síntomas de la ansiedad se presentan normalmente en tres planos distintos: los síntomas físicos, que producen malestar, los síntomas psicológicos, que se traducen principalmente en pensamientos negativos; y los síntomas conductuales, que llevan a comportarse de manera extraña, impulsiva o repetitiva.

Los estudiantes o las personas que se someten a evaluaciones, como el examen de conducir o las oposiciones, en muchas ocasiones sufren un malestar físico y emocional, que se ha sometido a estudio por diferentes académicos de las ciencias sociales, elaborando modelos teóricos que demuestran la relación entre la ansiedad y los exámenes. El origen de la situación de ansiedad reside en el miedo a las consecuencias de no superar dicho examen, porque es una prueba de nuestra capacitación para superar un reto y, especialmente, porque durante un examen el alumno se somete a la evaluación personalizada de un académico experto en la materia.

Los estudios teóricos sobre la ansiedad en exámenes indican que hay más ansiedad conforme va aumentando el nivel de dificultad de los exámenes. En este caso, la dificultad se asocia a la longitud de las respuestas, es decir, al mayor esfuerzo cognitivo del alumno a la hora de responder: examen tipo test con varias opciones, verdadero-falso, respuestas cortas, respuestas largas, y finalmente, un ensayo.

El mal resultado de una prueba examen puede tener consecuencias, situaciones temidas por el alumno, que son las que generan la sensación de ansiedad: reacciones adversas por parte de la familia; pérdida de una oportunidad laboral, o bien pérdida de tiempo vital, como en el caso de las oposiciones; críticas y desaprobaciones del entorno, e imagen negativa de sí mismo.

Las conductas y componentes emocionales de los alumnos que presentan preocupación ante los exámenes son similares a cualquier otra situación de ansiedad: pensamientos negativos, dificultad para resolver problemas, falta de atención y baja autoestima, entre otros. Además, la ansiedad presenta determinados síntomas físicos característicos, que se derivan del estado de alerta en el que se sitúa el cuerpo, preparado para enfrentarse a una situación amenazante, como taquicardias, respiración acelerada, dolor de estómago y opresión en el pecho.

Los síntomas de la ansiedad, lejos de proporcionarnos una ayuda ante la situación amenazante de los exámenes, pueden suponer un verdadero obstáculo a la hora de afrontarlos, siendo ésta en muchos casos la causa verdadera del fracaso académico que, paradójicamente, tanto se teme.

Por ello, cuando la ansiedad se genera de manera injustificada, se cronifica o se sitúa fuera de control del estudiante, es necesario controlarla cuanto antes. Se recomienda evitar los pensamientos negativos en cuanto al futuro del examen. No es recomendable obsesionarse con pensamientos fatalistas de lo que podría ocurrir si se suspende, dado que esto no hará más que agravar el estado de ansiedad.

Aunque la ansiedad es difícilmente prevenible, sí se puede combatir eficazmente con una buena planificación y unos hábitos de vida saludables. La planificación incluye tanto la programación de los horarios de estudio como el diseño de una ruta de actuación en caso de que el examen saliese mal. Los buenos hábitos de salud son imprescindibles: dormir bien y suficiente, comer equilibrado y realizar algo de actividad física son buenos aliados para combatir la ansiedad.