Publicidad

Publicidad

Entrevista con Mercé Alsina Gibert

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo ( de Onmeda.0000-00-00 00:00:00 de 0000-00-00 00:00:00)

La lepra es una infección bacteriana que afecta a la piel y a las mucosas. Es muy poco contagiosa y su transmisión más frecuente se produce dentro del entorno familiar. Según señalan los expertos, su mecanismo de transmisión precisa de un contacto directo y frecuente con aquellos afectados que no hayan sido tratados y, en estos casos, el contagio se produce debido a la inhalación de las partículas infecciosas.

Con motivo del Día Mundial contra la Lepra, que se conmemora el 26 de enero, la doctora Mercè Alsina Gibert, dermatóloga del Hospital Clínic de Barcelona, nos explica algunas de las cuestiones más comunes sobre está infeccción.

¿Cómo podemos definir la lepra?

La lepra es una enfermedad infecciosa curable causada por el bacilo Mycobacterium leprae.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

No todos las personas que están en contacto con pacientes con lepra desarrollan la enfermedad. Se requiere una predisposición genética y la convivencia durante años con un enfermo activo. También el hacinamiento, la mala alimentación y una higiene deficiente parecen favorecer su difusión.

¿Con qué sintomatología cursa?

La lepra se detecta habitualmente en adultos jóvenes. Se caracteriza por la presencia de manchas cutáneas anestésicas, asociadas en ocasiones a congestión y sangrado nasal.

¿A qué niveles puede afectar esta enfermedad?

Si no se trata puede causar lesiones progresivas y permanentes en piel, nervios, extremidades y en los ojos.

A nivel neurológico, ¿cuáles son los principales daños que puede provocar?

El bacilo de la lepra afecta especialmente los nervios periféricos. Aparte de la pérdida de sensibilidad, puede producirse inflamación de los nervios periféricos, lo que conduce a atrofia y parálisis muscular, sobre todo de pies y manos.

¿Es una patología de carácter crónico?

Sí, se desarrolla muy lentamente con un periodo de incubación de varios años y los síntomas pueden manifestarse hasta veinte años después del contagio.

¿Cómo se realiza su diagnóstico de esta enfermedad?

El diagnóstico clínico se realiza con el hallazgo de las lesiones cutáneas y con la detección de la afectación neurológica, tanto la anestesia como el engrosamiento por inflamación de los nervios periféricos. El estudio anatomopatológico de una muestra cutánea detectando los bacilos corroboran el diagnóstico.

¿Es posible su prevención?

Desde 1995 la Organización Mundial de la Salud (OMS) proporciona gratuitamente tratamiento a todos los enfermos de lepra del mundo. Además, se han puesto en práctica diversos programas que promueven activamente la detección de los nuevos casos y de los posibles contactos y el seguimiento de los pacientes tratados o en tratamiento. Con estos programas se ha logrado una disminución progresiva de los nuevos casos, sobre todo en los países en donde la lepra es endémica, como son algunas zonas de Brasil, Asia y África, habiéndose eliminado en 119 de los 122 países con lepra en 1985.

¿Cómo se trata esta enfermedad? ¿En qué consiste el arsenal terapéutico?

La OMS proporciona gratuitamente tratamiento a todas las persones que sufren lepra en el mundo. Se emplea una combinación de fármacos muy eficaz que es curativa para todos los tipos de lepra, con la que en estos últimos veinte años, se han curado más de 14 millones de enfermos con lepra.

A nivel mundial, ¿cuál es la incidencia de la lepra actualmente?

El número de nuevos casos ha ido disminuyendo progresivamente en los últimos años. Según la OMS, el número de nuevos casos en el año 2012 fue de aproximadamente 200.000. Sobre todo en India, Brasil e Indonesia.

¿Sigue suponiendo un problema de salud pública?

En España, la lepra no supone un problema de Salud Pública, ya que la incidencia y la prevalencia son muy bajas, con alrededor de 10 casos nuevos por año, la mayoría de pacientes prodecedentes de países endémicos y una prevalencia de 0.012 casos por 10.000 habitantes en 2012.

En 1991, cuando se iniciaron los programas destinados a erradicar la enfermedad, el objetivo de la OMS para la eliminación de la lepra era reducir la prevalencia a un caso por 10.000 habitantes. En esa momento, la prevalencia era de 21,1 casos por 10.000 habitantes en los países endémicos. En el año 2000 la tasa de prevalencia había disminuído un 90%, con 1 caso por 10.000 habitantes, lo que indica que el objetivo de que la lepra dejara de ser problema de Salud Pública se ha conseguido.

¿Qué medidas siguen imperando para la erradicación de esta enfermedad?

Las medidas más eficaces para su erradicación siguen siendo el diagnóstico y el tratamiento precoces.

¿Eliminar la estigmatización de la enfermedad sigue siendo uno de los retos más importantes por lograr?

En los países en la que la lepra es endémica, la estigmatización de la enfermedad sigue siendo un obstáculo para que el paciente busque el diagnóstico y el tratamiento. Por ello, es importante promover la concienciación de las comunidades más afectadas para que cambie la imagen que la comunidad tiene sobre esta enfermedad.

¿Tienes alguna pregunta sobre esta patología? Plantea tus dudas a nuestros expertos de los foros..

Por H. Bakkali