Publicidad

Publicidad

Diferencias entre la gripe y el resfriado

Autor: Redacción Onmeda (8 de Noviembre de 2016)

© Getty Images

Con la llegada de los meses de frío empiezan a multiplicarse los casos de resfriado y de gripe. Ambas patologías están causadas por virus, afectan a las vías respiratorias y comparten muchos síntomas. Sin embargo, hay diferencias entre ambas enfermedades que son fundamentales para saber actuar correctamente. 

El resfriado o catarro es una infección aguda de las vías respiratorias altas causada por un virus. Es una patología que suele resolverse sin complicaciones y suele ser banal. La gripe, sin embargo, es una infección causada por el virus de la gripe que se presenta de forma brusca y que puede llegar a poner en riesgo la vida de un paciente si la evolución no es favorable.

Para poder pautar el mejor tratamiento para la gripe y el resfriado, es fundamental saber diferenciar ambas afecciones. Ambas patologías están causadas por virus y por lo tanto, el tratamiento se dirige únicamente a mitigar la sintomatología. Los antibióticos no están indicados en caso de resfriado o gripe porque el causante de estas patologías es un virus y no bacterias. Para tratar la sintomatología están indicados los analgésicos y los antipiréticos como el paracetamol. 

La gripe se puede prevenir con la vacunación. Una correcta vacunación ayuda a evitar complicaciones y reducir el riesgo de mortalidad. 

Síntomas de la gripe y el resfriado

Los síntomas de la gripe y del resfriado son similares en un primer momento, las diferencias quedan patentes en la evolución y la gravedad del cuadro clínico.

  • La gripe se caracteriza por un inicio agudo y repentino. Aparecen varios síntomas simultáneamente y con mayor intensidad que en un resfriado. La presencia de al menos dos de estos cuatro criterios (comienzo agudo, tos, fiebre y dolor) sugiere la existencia de una gripe. La fiebre alta de más de 39° C puede prolongarse durante varios días. Además, en la gripe es habitual que el paciente manifieste escalofríos y síntomas como cefalea, artralgia, dolor de espalda y mialgia. La disnea y el agotamiento extremo apuntan a una gripe que suele requerir más de tres semanas hasta su curación completa.
  • El resfriado, por el contrario, muestra un inicio mucho menos espectacular. Normalmente, los síntomas se manifiestan de manera sucesiva o se reemplazan unos a otros. De este modo puede aparecer, en primer lugar, irritación de garganta, a continuación moqueo (rinorrea) o dificultad para respirar por la nariz y, por último, tos. Los pacientes no suelen tener fiebre pero si se presenta ésta es ligera y remite a los pocos días. Todos los síntomas desaparecen, por lo general, en un plazo máximo de dos semanas.
En la mayoría de los casos el resfriado está provocado por un virus, entre otros también el virus influenza. Cuando se habla de un resfriado común en base a un cuadro sintomático atípico, es muy posible que se trate de una infección por el virus influenza, aunque de curso leve.

La siguiente tabla engloba algunos síntomas característicos y su incidencia en la gripe y el resfriado:

Síntomas Gripe Resfriado
Disnea y dolor de pecho Frecuente Muy infrecuente
Cefalea Frecuente Infrecuente
Dolor muscular, de espalda y articular Frecuente Infrecuente
Fiebre Normalmente alta, superior a 39°C Normalmente moderada, inferior a 39°C
Cansancio y malestar general Intenso Moderado
Rinorrea Infrecuente Frecuente
Dolor de garganta Infrecuente Frecuente

Indicencia de la gripe

Los datos epidemiológicos actuales constituyen otro indicio de la presencia de una gripe. Si existe una epidemia de esta enfermedad, la probabilidad de contraerla es mayor aunque la sintomatología no se manifieste de forma evidente. Además, la época del año también es un indicativo importante. Mientras los resfriados presentan una mayor incidencia durante la estación más fría, aunque se pueden presentar durante todo el año, la gripe se observa normalmente en la temporada de invierno, y suele ser de noviembre a marzo.

Cada temporada el Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE) muestra datos sobre la actividad gripal en nuestro país con el objetivo de estimar cómo va a afectar la gripe a la población, qué tipo de virus será el más circulante y qué medidas adicionales se pueden llevar a cabo para evitar el mayor número de casos y sus complicaciones.

La campaña de vacunación de la gripe comienza en octubre y se suele prolongar hasta enero del año sguiente. Esta vacuna está indicada para personas mayores y la población de riesgo.