Pensamientos suicidas: guía de autoayuda: Plan de crisis

Autor: Terry Gragera (5 de Septiembre de 2017)

En algunas personas los pensamientos suicidas son reincidentes. Por eso, y sobre todo si ya ha habido un intento previo de terminar con la propia vida, conviene elaborar un plan de crisis, de control o de seguridad que proteja ante el peligro inminente de hacerse daño a sí mismo.

El plan puede crearse con la ayuda de una persona de confianza o con la participación de un profesional en salud mental.

La ayuda de los demás es muy importante para protegerte frente a las conductas autolíticas, pero, a menudo, la ideación suicida surge en solitario y en ese momento, y para salvaguardar su integridad, la persona debe utilizar el plan de crisis o de seguridad que habrá elaborado anteriormente en un momento de serenidad emocional.

Si necesitas ayuda:

Teléfono de la Fundación ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes: 900 20 20 10 
Teléfono de la Esperanza: 717 003 717 para ayudar en la prevención del suicidio

El plan de control o seguridad ha de estar por escrito, en un lugar accesible y si los pensamientos suicidas son constantes, ha de llevarse encima para poder recurrir a él en cualquier instante si es necesario.

En el momento crítico en que la idea de desaparición se hace fuerte, la persona se siente desbordada y confundida, por eso el plan de seguridad ha de estar disponible y listo previamente.

El plan de crisis especifica señales de alarma que pueden activar el pensamiento suicida y que deben obligar a pasar al siguiente nivel.

En el segundo nivel del plan de crisis o de control hay que especificar en orden y por escrito el nombre y el teléfono móvil de, al menos, cinco personas a las que se puede llamar cuando surge una crisis o cuando se detecten señales de alarma.

El plan de crisis también contendrá, en un tercer nivel, los teléfonos y referencias de servicios de emergencia como el 112, Teléfono de la Esperanza, el terapeuta, psicólogo o psiquiatra que te trate o unidades de salud mental a la que poder recurrir en caso de que no haya respuesta por parte de las cinco personas anteriores.