Infección por virus: Liberación del virus en la célula

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (3 de Febrero de 2016)

La propagación de un virus solo es posible si este invade ciertas células. Los virus no tienen un metabolismo propio y para la propagación utilizan el metabolismo de la célula huésped. Para ello, el virus toma el control de la célula y la altera para lograr la reproducción del virus. Para entenderlo esquemáticamente podemos dividir la proliferación del virus en las siguientes fases:

  • adhesión a la superficie de la célula.
  • invasión de la célula y liberación del material genético viral.
  • reproducción del genoma del virus y producción de componentes virales.
  • Liberación del virus a otras células.

Adhesión a la superficie de la célula

Para infectar una célula y propagar el virus, este primero debe adherirse a la superficie celular. Para ello utiliza unas estructuras especiales de la superficie del virus, que se acoplan, ensamblándose con otras de la membrana de la célula huésped (modelo llave-cerradura). Sin embargo, esto no funciona con todos los tipos de células: las diferentes características de la membrana de cada tipo de célula huésped provocan que solo ciertos virus se unan a ciertos tipos de células. Por esta razón, algunos virus infectan solamente las células del tracto respiratorio, mientras que otros provocan infecciones intestinales.

Invasión de la célula y liberación del material genético viral

Una vez que el virus se ha adherido debe introducir su genoma en la célula. Esto es posible de las siguientes maneras:

  • Fusión: la envoltura del virus se funde con la pared exterior de la célula huésped e introduce el material genético en su interior.
  • Endocitosis: el virus se adhiere a la membrana celular y gracias a una especie de ampollas se introduce por endocitosis en la célula.

Una vez introducido el genoma del virus junto al genoma de la célula huésped, los diferentes mecanismos encargados de leer el genoma de la célula huésped, leerán ambos, produciendo proteínas y componentes celulares junto con los componentes del virus.

Reproducción del genoma del virus y producción de componentes virales

En el material genético viral (ADN o ARN) se encuentran, de forma codificada, las instrucciones para producir los diferentes componentes del virus. Gracias a los mecanismos celulares para la lectura y copia del material genético, así como para la producción de proteínas, la célula comienza con la reproducción del virus dando origen a nuevos genotipos del virus y a proteínas virales. De esta manera, la propia célula produce todos los componentes del virus en grandes cantidades, y estos, una vez que se ensamblan reconstituyendo nuevas partículas virales, son capaces de provocar nuevamente la infección en otras células.

El número de virus que fabrica una sola célula varía dependiendo del tipo de virus. Por ejemplo, una sola célula infectada por el virus de la poliomielitis produce aproximadamente 1.000 nuevos virus por cada célula, mientras que una célula infectada por el virus herpes simple (por ejemplo, en caso del herpes labial) fabrica solo de 50 a 100 virus por cada célula.

Liberación del virus en la célula

La liberación del virus en la célula, con su consiguiente propagación, se puede hacer de diversos modos:

  • Muerte de la célula: el virus daña tan gravemente el mecanismo celular que esta ya no puede trabajar y muere, liberando los virus que contiene.
  • Gemación: el virus se rodea de una porción de membrana plasmática que acaba separándose de la célula y constituye la cubierta lipoprotéica del nuevo virus.
  • Secreción: algunos virus se introducen en orgánulos especiales en la célula, como el retículo endoplasmático o el Aparato de Golgi. Dentro de estos orgánulos, se reproducen y finalmente, son transportados a la superficie de la célula, siendo expulsados hacia el exterior.