Verrugas genitales, VPH

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (8 de Enero de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

Las verrugas genitales causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH) están consideradas una enfermedad de transmisión sexual con gran repercusión a nivel internacional . Se conocen más de 100 agentes patógenos de dicha enfermedad, aunque solo 40 subtipos son transmisibles sexualmente.

También se denominan condilomas acuminados (del latín, condylomata acuminata); aparecen principalmente en los labios de la vulva, la vagina y el pene (de ahí la denominación verrugas genitales), aunque también en la uretra, el canal anal, el recto y, en ocasiones, en el cuello uterino. Normalmente las verrugas genitales provocan pocos o ningún síntoma y es fácil que pasen inadvertidas. No obstante, en casos puntuales, las verrugas en la zona genital causadas por el VPH se extienden y pueden convertirse en tumores malignos.

Como con todas las verrugas, el tratamiento de las verrugas genitales consiste en aplicar sobre la piel afectada  citostáticos o ácido tricloroacético. Las alteraciones de la piel provocadas por el VPH, como las verrugas genitales, también pueden eliminarse con crioterapia (por congelación), electroterapia y láser. No se recomienda  la extirpación quirúrgica de las verrugas porque deja cicatrices y la verruga suele reaparecer (recidiva). El pronóstico de las verrugas genitales suele ser muy bueno. La complicación más frecuente es la transformación en un tumor maligno.