Disfunciones de las válvulas cardiacas (valvulopatías): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

En el caso de una disfunción de las válvulas cardiacas, el tratamiento depende de qué válvula cardiaca está afectada y el tipo de alteración que sufre.

Si existe una disfunción importante de la válvula aórtica, que conlleva el estrechamiento grave de la válvula (estenosis aórtica o estenosis de la válvula aórtica), el tratamiento consiste en una intervención quirúrgica que puede realizarse hasta edades avanzadas. El único tratamiento eficaz y duradero del estrechamiento de la válvula cardiaca es la sustitución de la válvula.

Si la disfunción de válvula cardiaca se debe a una válvula cardiaca que no cierra suficientemente (insuficiencia de valvular), también se recurre al tratamiento quirúrgico. El cirujano implanta una válvula artificial o reconstruye la válvula. Para prevenir trombosis y embolias, deben tomarse medicamentos anticoagulantes. Las válvulas mitrales estrechadas (estenosis de válvula mitral) también se pueden reconstruir o sustituir por válvulas artificiales mediante intervención quirúrgica. También existe la posibilidad de ampliarlas con instrumentos especiales (dilatación con balón).

Cualquier tratamiento quirúrgico del corazón con implantación de materiales artificiales, como la implantación de una válvula o también en una reconstrucción válvular, es importante administrar antibióticos antes, durante y después de la intervención: de esta forma se puede prevenir una endocarditis bacteriana (inflamación del endocardio por infección bacteriana).

Si padece una inflamación por infección de las válvulas cardiacas, también recibirá un tratamiento antibiótico específico contra las bacterias u otros gérmenes causantes. En el caso de una disfunción de las válvulas cardiacas, se recomienda, ante distintas circunstancias, prevenir la posible infección del endocardio con antibióticos, incluso si el tratamiento se ha realizado con éxito, por ejemplo, cuando se realizan intervenciones dentarias. Esto se aplica, de forma más estricta a personas, por ejemplo, que ya han padecido alguna vez endocarditis o poseen una válvula cardiaca artificial.