Uretritis: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Ana Fernández (19 de Marzo de 2012)

Las causas de una uretritis son, casi siempre, bacterias. Sin embargo, también se consideran otros patógenos (hongos, organismos unicelulares) y causas no infecciosas. El desencadenante más común para una inflamación de la uretra es la transmisión sexual de los patógenos durante las relaciones sexuales. Además, en muchos casos (por ejemplo, en el marco de un ingreso hospitalario) una sonda urinaria puede ser la causa de que los patógenos accedan a la uretra.

Uretritis específica

Si la causa de una uretritis es una infección provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae (gonococos), se trata de una uretritis específica. La infección con Neisseria gonorrhoeae se llama gonorrea. Se trata de una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Uretritis inespecífica

La uretritis inespecífica puede deberse a diferentes causas. El desencadenante más habitual de la uretritis inespecífica es la bacteria Chlamydia trachomatis, que se transmite por contacto sexual. La Chlamydia trachomatis es un parásito de la mucosa que ataca exclusivamente a los humanos.

Junto a las clamidias, otros patógenos de transmisión sexual como determinados parásitos unicelulares (trichomonas) u otras bacterias (micoplasmas o el Escherichia coli) pueden desencadenar una uretritis inespecífica. En casos raros, los herpes cirus u hongos son los causantes de una uretritis inespecífica. Las infecciones por hongos se producen, casi siempre, en personas con un sistema inmunitario debilitado.

En ocasiones, la uretritis inespecífica aparece sin que exista infección, por ejemplo, si la uretra se irrita mecánicamente por una intervención instrumental y/o se inflama. Puede aparecer una uretritis alérgica o irritación como consecuencia de enfermedades crónicas. Las uretritis que no están causadas por patógenos no son contagiosas.