Úlcera de estómago (úlcera gástrica): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (25 de Abril de 2016)

El tratamiento de una úlcera de estómago va dirigido al origen causante del problema. Para tratar una úlcera de estómago, debería evitarse, al menos durante un tiempo, todo lo que pueda dañar e irritar la mucosa del estómago y que, por tanto, favorece la formación de una úlcera gástrica. Entre otras cosas:

  • Antiinflamatorios no esteroides y ácido acetilsalicílico
  • Café
  • Alcohol
  • Tabaco
  • Comidas picantes, grasientas y fritos

 

Puesto que el jugo gástrico tiene un papel esencial en la formación de úlceras gástricas, se prescriben sobre todo medicamentos que inhiben la formación de ácido en el estómago, los denominados antiácidos. Gracias a la reducción de la producción de ácidos gástricos, se mitiga, por un lado, el dolor y, por otro, puede recuperarse la mucosa del estómago.

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP), como el omeprazol, pantoprazol, esomeprazol, inhiben la producción de ácidos en el estómago.

Por otro lado, también pueden administrarse los denominados bloqueantes de receptores de histamina (también llamados antagonistas de histamina o antagonistas H2 o bien bloqueantes H2 o bloqueantes de receptores H2), como la cimetidina o la ranitidina. Bloquean el receptor de histamina H2 en las células gástricas que producen ácidos para que estas no emitan ningún ión hidrógeno y no pueda formarse demasiado ácido gástrico.

Una infección de la mucosa gástrica por la bacteria Helicobacter pylori puede ser la causa de una úlcera de estómago. Los afectados son tratados por medio del denominado tratamiento de erradicación, que elimina la bacteria Helicobacter pylori. En este caso, el paciente debe tomar simultáneamente durante siete días los antibióticos amoxicilina y claritromicina, así como un inhibidor de la bomba de protones en una dosis muy precisa. En caso de alergia a la penicilina se administra inhibidor de la bomba de protones, claritromicina y metronidazol. Estos se encargan de eliminar la bacteria y la úlcera puede resolverse.

En caso de fuertes contracciones en el estómago pueden utilizarse medicamentos que estimulen los movimientos peristálticos. Dentro de este grupo de medicamentos se encuentran los procinéticos como la metoclopramida y la domperidona.

En determinadas circunstancias podría ser necesaria una intervención quirúrgica para tratar la úlcera de estómago y sus complicaciones, como por ejemplo, en caso de hemorragias, perforación del estómago o en caso de que haya sospechas de cáncer de estómago.

Hemorragia gástrica

Si la úlcera de estómago sangra en el transcurso de una gastroscopia, el médico puede intentar inyectar un medicamento en el origen de la hemorragia. La sustancia que se inyecta constriñe vasos sanguíneos y detiene así la hemorragia de la úlcera gástrica. También puede pegar la fuente de la hemorragia con un adhesivo de fibrina o puede detener la hemorragia utilizando un láser. Las hemorragias masivas que no pueden controlarse con una gastroscopia, solo pueden curarse en una intervención quirúrgica abierta. También son imprescindibles las intervenciones quirúrgicas en caso de perforaciones. A veces es posible tratar la perforación de estómago con laparoscopia, para proteger los tejidos y sin necesidad de efectuar una incisión grande en el estómago (procedimiento mínimamente invasivo).