Úlcera de estómago (úlcera gástrica): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (25 de Abril de 2016)

La úlcera de estómago (úlcera gástrica) puede tener diversas causas. La patogénesis (el origen de la enfermedad) común a todas ellas es la perturbación del equilibrio entre los mecanismos agresivos y protectores de la mucosa del estómago.

La mucosa del estómago que reviste todo el interior del estómago, es la encargada de producir los jugos gástricos. Las células parietales de las glándulas mucosas de la pared gástrica producen la secreción ácida del estómago y las células principales y células mucosas producen enzimas (proteínas que ayudan a los procesos bioquímicos) necesarias para la digestión.

Otro producto de la mucosa estomacal es el moco alcalino que protege al estómago de los agresivos ácidos gástricos. Este moco neutraliza el ácido clorhídrico del jugo gástrico y de esta manera se evita una autolisis o autodigestión. Este equilibrio puede verse afectado tanto por factores endógenos (producidos por el propio cuerpo) como exógenos (externos). Actualmente, se considera que los principales factores que actúan sobre este equilibrio son la infección la bacteria Helicobacter pylori y los antiinflamatorios.

Fórmula estructural para el colesterol

Factores endógenos

Formación excesiva de ácido gástrico

Las personas que tienen una úlcera gástrica en la región de salida del estómago (píloro) o que tienen al mismo tiempo úlcera gástrica y úlcera duodenal, producen a menudo demasiados ácidos gástricos.

Alteraciones de los movimientos estomacales

La alteración del movimiento del estómago (perturbaciones de la motilidad peristáltica) se acepta cada vez más como una de las causas esenciales de las úlceras gástricas. Un papel fundamental al respecto lo desempeña la coordinación de movimientos entre la región de la salida del estómago y el duodeno, conectado directamente con el estómago.

En las personas afectadas por una perturbación de estos movimientos los alimentos sólidos se evacuan retardadamente. Al mismo tiempo retorna al estómago alimento mezclado con ácido procedente del duodeno. Por esta razón, la mucosa del estómago se ve expuesta a los ácidos biliares con lo que puede producirse una úlcera.

Defecto del factor de crecimiento epidérmico

En algunos pacientes con úlcera de estómago se observa una menor producción del factor de crecimiento epidérmico. Se trata de una proteína que fomenta la reparación de los daños de la mucosa del estómago e inhibe la producción de ácidos gástricos. Un defecto de este factor de crecimiento favorece, por tanto, la formación de úlceras gástricas.

Síndrome de Zollinger Ellison e hiperfunción de la glándula paratiroides

Entre los raros factores endógenos que pueden conducir a la formación de una úlcera de estómago se encuentran el síndrome de Zollinger Ellison y la hiperfunción de la glándula paratiroides.

El síndrome de Zollinger Ellison es un exceso de la hormona gastrina producida por un tumor (gastrinoma). La gastrina favorece a su vez una sobreproducción de ácidos en el estómago, lo que puede dar lugar a una úlcera gástrica.

En el caso de una hiperfunción de la glándula paratiroides (hiperparatiroidismo) se produce un exceso de calcio. El calcio estimula las células que segregan gastrina. De este modo, una hiperfunción de la glándula paratiroides aumenta a su vez la producción de ácidos en el estómago, lo que puede provocar la formación de una úlcera de estómago.

Factores exógenos

Helicobacter pylori

La infección con la bacteria Helicobacter pylori es la principal causante de una inflamación crónica de la mucosa del estómago, es decir, de una gastritis. Entre las enfermedades secundarias o complicaciones de una gastritis, también se halla la formación de úlceras de estómago (úlcera gástrica). El Helicobacter pylori se halla en aproximadamente el 80% de las personas afectadas por úlcera gástrica. En España se estima que el 40% de la población podría estar infectada por esta bacteria. Por otro lado, estas bacterias pueden tenerlas con frecuencia personas que no desarrollan nunca una úlcera de estómago y que tampoco presentan síntomas. Solo entre el 10 y el 20% de los afectados por esta bacteria acabaran sufriendo una úlcera de estómago o duodeno.

Medicamentos

Algunos tipos de medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) pueden ser la causa de que se produzca una úlcera de estómago. Estos medicamentos se prescriben en enfermedades reumáticas inflamatorias, pero también se emplean como analgésicos y antitérmicos para el dolor o la fiebre. Otros analgésicos no esteroideos como el ácido acetilsalicílico dañan la mucosa del estómago y pueden provocar inflamaciones y úlceras.

Los AINES obstaculizan la secreción de una enzima que transforma los ácidos grasos del metabolismo celular en prostaglandina. Las prostaglandinas (ácidos grasos oxigenados provenientes del metabolismo del ácido araquidómico) son hormonas que protegen la mucosa gástrica porque inhiben la emisión de ácidos. Favorecen también la formación de radicales de oxígeno (formas dañinas del oxígeno) que, a su vez, favorecen la formación de una úlcera de estómago. Por esta razón, se recomienda consultar siempre a un médico sobre la ingesta de AINES durante un prolongado espacio de tiempo, para estimar el posible riesgo de una úlcera de estómago.

La cortisona puede favorecer la formación de una úlcera de estómago. En el caso de un tratamiento con cortisona, la formación de úlceras de estómago depende en realidad de la duración y de la cantidad de cortisona prescrita. En tratamientos inferiores a 30 días o en caso de una dosis de cortisona inferior a 1 gramo, la formación de úlcera de estómago es más bien improbable.

Factores psíquicos / estrés

Las personas que sufren depresión son más propensas a desarrollar úlceras de estómago. Lo mismo sucede con aquellas personas que están sometidas a un alto nivel de estrés, ya sea profesional o privado. Determinadas situaciones de shock y estrés agudas, como accidentes y operaciones quirúrgicas, pueden provocar una úlcera de estómago.

Tabaco y alcohol

Hasta ahora no se ha podido demostrar una relación directa entre el consumo de tabaco y de alcohol y la formación de una úlcera de estómago. No obstante, sí se sabe que fumar favorece la producción nocturna de ácidos gástricos. El alcohol de alta graduación produce inflamaciones superficiales de la mucosa del estómago. Tanto la nicotina como el alcohol son, por tanto, capaces de alterar el equilibrio entre los factores agresivos (ácidos gástricos) y los factores protectores (una mucosa del estómago sana).