Úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Wavebreak Media

Una úlcera de duodeno es una lesión benigna (ulcus duodeni) que se manifiesta como un daño profundo y extendido en la pared del duodeno. Las úlceras de duodeno son, aproximadamente, cuatro veces más frecuentes que las úlceras gástricas.

La causa más común de una úlcera de duodeno es una hipersecreción de jugo gástrico. Existen otros factores, como determinados medicamentos, la nicotina o el estrés, que pueden favorecer la aparición de una úlcera de duodeno. Además, las infecciones bacterias producidas por el Helicobacter pylori, por ejemplo, tienen un papel fundamental en el desarrollo de una úlcera de duodeno.

La úlcera de duodeno es el tipo de úlcera más frecuente entre las enfermedades de úlceras persistentes. Sus síntomas son poco indicativos y abarcan desde dolores, presión y sensación de pesadez en el epigastrio, hasta eructos, gases, náuseas o vómitos. En primer lugar, una úlcera de duodeno se trata con medicamentos y modificando los hábitos de vida (por ejemplo, una alimentación alimentación saludable para el estómago o evitar el estrés). En el caso de una úlcera de duodeno, la operación quirúrgica puede ser una opción si los tratamientos previos son inefectivos o surgen complicaciones.

La tasa de recuperación de una úlcera de duodeno es muy positiva, siempre y cuando se siga el tratamiento pautado correctamente. Algunas de las posibles complicaciones graves de la úlcera de duodeno son los sangrados y la perforación en la cavidad estomacal, que puede dar lugar a una inflamación del peritoneo (peritonitis).