Tumores de partes blandas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Los tumores de partes blandas se refieren a todos los carcinomas que se desarrollan en los tejidos blandos como, por ejemplo, el tejido fibroso, el tejido nervioso o el tejido muscular. Hay tumores de partes blandas benignos y, más raramente, también malignos los denominados sarcomas de partes blandas.

Hasta ahora no se han aclarado las causas que provocan un tumor de partes blandas. Los posibles factores de riesgo para los tumores de partes blandas malignos (sarcomas de partes blandas) son el contacto con asbesto, dioxinas o cloruros vinílicos. Además, los sarcomas de partes blandas se dan más frecuentemente en personas que se sometieron a radioterapia por algún otro tipo de enfermedad oncológica previa.

El síntoma más importante de un tumor de partes blandas es una inflamación indolora producida al principio. Para confirmar la existencia de un tumor de partes blandas, el médico utiliza métodos de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computerizada (TC). Además, el médico toma una muestra de tejido (biopsia).

Los diferentes tumores de partes blandas reciben su nombre según el lugar donde se han formado. Así, un tumor de partes blandas benigno del tejido adiposo se denomina lipoma o un tumor del tejido fibroso recibe el nombre de fibroma. En adultos, las poco frecuentes formas malignas de estos tumores de partes blandas se denominarían en estos casos liposarcoma (tejido adiposo) y fibrosarcoma (tejido fibroso). En los niños, los tumores de partes blandas malignos son más frecuentes.

Los tumores de partes blandas benignos no necesitan casi nunca tratamiento. Si pudieran causar problemas por su tamaño y posición o perjudicaran de alguna otra forma al paciente, el médico podría extirparlos por medio de cirugía.

El tratamiento de los sarcomas de partes blandas malignos debe llevarse a cabo en centros especializados y de forma específica dependiendo de cada afectado. Consta de una combinación de cirugía , radioterapia y/o quimioterapia.

No hay medidas especiales para evitar la formación de un tumor de partes blandas. Cuando sea posible, debería prestar atención a no recibir radiografías innecesarias y a evitar el contacto con sustancias cancerígenas como el asbesto o las dioxinas.